un poema de 'Alquimia ha de ser'



A ti, esta mandala que llamas rueda del tiempo,
a ti, alma del mundo, mediadora,
disolución del cuerpo para borrar mi nombre,
el rocío te lava tu negrura,
con las bayas de muérdago
te hace ascender del lucero del alba.
Eres la plata líquida
entregada a los cuidados del Mundo,
la playa protegida donde varar mis naves.
A ti, águila que une los contrarios
en el latido perenne de Oriente,
redoma sobre el fuego.
Como la piedra hecha y acabada
con cuya piel se cubrirá el poeta
hasta borrar su rastro.
En las dulces aguas de tu matriz me recibes,
simiente de la Luz.

Alquimia ha de ser
ed. Renacimiento, Sevilla 2014

Read more...

Alquimia ha de ser en Diario de Navarra

Alfredo Rodríguez reivindica la poesía como arte en 'Alquimia ha de ser
El poeta pamplonés reúne una treintena de poemas concebidos como "universos en miniatura"

El poeta Alfredo Rodríguez en la casa parisina de su maestro José María Álvarez


El poeta Alfredo Rodríguez (Pamplona, 1969) reivindica la creación poética en su nuevo libro, Alquimia ha de ser, recién publicado por la editorial Renacimiento. Así, defiende la actividad poética como una "experiencia artística plena" y explica que cada uno de los treinta poemas que integran esta obra han sido concebidos como "universos en miniatura". Todos ellos se inspiran en el "misterio" que caracteriza a la creación de poemas, "porque a la poesía hay que pedirle la revelación de un misterio". En línea con sus trabajos anteriores, Ritual de combatir desnudo (2010) y De oro y de fuego (2012), el poeta pamplonés mantiene la devoción por el mundo antiguo y su predilección por la métrica clásica. Rodríguez considera que el poeta está "obligado a crear belleza" y reivindica la presencia de la palabra "bella, suntuosa" en los versos. "A la manera de los viejos alquimistas medievales que trataban de convertir el plomo en oro puro a través de un complejo proceso, el poeta ha de convertir en belleza el cieno de la realidad que nos rodea cada día", precisa. En esta visión del poeta-alquimista, Rodríguez entiende que la poesía es un "camino de perfección que no perseguiría otra cosa que la consecución del oro espiritual".

Nerea Alejos
Diario de Navarra
26 de Junio de 2014


Read more...

Praeludium de Alquimia ha de ser

los poetas, Luis Miguel Alonso Nájera y Alfredo Rodríguez


 PRAELUDIUM


Hubo un tiempo en que los hombres construyeron a los dioses, y hubo otro posterior en que éstos ordenaron la construcción del Walhalla. En ambos casos fue la voluntad de dar vida imaginaria a unos referentes de eternidad, de asentar lo sublime en el mundo de las ideas para que sirviera como símbolo de lo estable en medio de la turbulencia vital, humana o divina.

A lo largo de los años, en el tenaz paso de página de cada uno de sus libros, Alfredo Rodríguez ha ido levantando pacientemente las sucesivas hiladas de su propio Walhalla. Mucho más que una residencia para los dioses que nunca lo dudó existían, la inmensidad de este lugar construido en la poesía le otorga un carácter más urbanístico que arquitectónico. Solo la ceguera del alma impediría ver los palacios, basílicas y jardines armónicamente distribuidos sobre un terreno que parece no tener fin. Han sido años de transportar hasta aquellas cumbres innumerables caravanas de palabras y gramática, cumbres que antes fueron territorio yermo y ahora asombran por su olímpica opulencia.

Alquimia ha de ser nace después de que las edificaciones hayan sido entregadas a los dioses que así lo solicitaron, y a los nuevos espíritus creados durante ese tiempo. Lo que en los libros previos era tensión constructiva, pasión entre andamios y anhelos de coronación sobre la última almena, es ahora quietud solemne entre las galerías que unen cada augusta morada. Línea tras línea, este libro describe ese estado en el que la pasión y la incertidumbre han quedado superadas. La alquimia ha obrado su prodigio, y el acceder a vivir entre dioses siendo quizá por momentos uno de ellos ya no es quimera sino realidad desde los cimientos. Hablan, en fin, los poemas de cómo vivir sin tiempo ni quebrantos, disfrutando de la vida en el verso desde la eternidad.

Y no es tan difícil llegar a habitar un Walhalla que, a diferencia de su antecedente wagneriano, tiene vocación de permanencia. No hay otro misterio para ello que la constancia en la búsqueda interior de esta Alquimia que Alfredo, tras un largo peregrinar por los arcanos de una vida que dejó de ser equivocada hace mucho, muestra con la serenidad satisfecha de un buen maestro de obras.



Luis Miguel Alonso Nájera
Pamplona, Enero de 2014

ALQUIMIA HA DE SER
ed. Renacimiento, 2014 







Read more...

Alquimia ha de ser en Diario de Noticias de Navarra

Alfredo Rodríguez (Pamplona, 1969) regresa al panorama editorial con Alquimia ha de ser (Renacimiento), una obra en la que abunda en el que seguramente es el tema central de su escritura: un canto al hecho creativo en sí mismo. Y con estos poemas intenta "comprender algunos de los misteriosos procesos de la creación poética". En definitiva, con estos versos declara su "fe absoluta" en la poesía.
Tal y como explica el autor, este pequeño volumen está consagrado al "poema como microcosmo", como "un universo en miniatura que a la vez quiere decir una y muchas cosas". Hay en Alquimia ha de ser, ya en librerías, una visión de la poesía "como de un arte, como de una experiencia artística plena"; tanto es así, que para el escritor intentar buscarle otras finalidades "muchas veces me parece ridículo". En la misma línea, todo el libro gira en torno a una idea: "en la poesía, con la poesía, tanto en el placer de escribirla como en el gozo de leerla, encontramos el camino, uno de los caminos, hacia la ansiada unidad del ser, el Unus Mundus del que hablaba Jung, la unidad ontológica presente en todo ser, la unidad última de todo, un mundo escondido que impregna al mundo que conocemos". Los poemas reunidos en estas páginas "cantan la conciliación entre el alma del hombre y la esencia del mundo".
Alfredo Rodríguez cree que un poeta "tiene la obligación de crear belleza" y es lo que intenta en cada estrofa. "Somos como un médium: tenemos que rescatar en nuestros versos la belleza, esa belleza que permanece oculta en algún lugar entre la memoria y el olvido".
unidad conceptual Las distintas piezas que contiene este trabajo nacieron encadenadas unas a las otras, "como una arquitectura de palabras, en espiral de crecimiento, como relámpagos sucesivos; poemas que se llaman entre sí unos a otros en una unidad conceptual plena".
El autor también reconoce que quizá por primera vez aquí aparece la "oscuridad estética, esencialista y ontológica", o, lo que es lo mismo, "el sentido trascendente de la palabra poética". En ese sentido, los poemas se tornan aquí una suerte de camino de autoconocimiento a través de "la trascendencia espiritual en la experiencia creadora poética". 

 Ana Oliveira Lizarribar
DIARIO DE NOTICIAS DE NAVARRA
Domingo, 22 de Junio de 2014

Read more...

Alquimia ha de ser en el blog En un bosque extranjero


Alquimia ha de ser



Será un último ardid que consuma lo impuro,
con el estímulo de su apetito
las pasiones más bajas,
como un pájaro que vuelve a la Vida,
el azogue que mata, atiza el fuego,
alquimia ha de ser.
Será la perfección o si no, no será nada,
en la quimera de luz y tinieblas,
el espejo de fuego revelado,
el poema será en su doradura,
y de dos cosas, sí, hara una sola,
la esencia de su credo.
Heme aquí, puro, sin tacha de amor
al despuntar el día,
como quien lava suelos con el agua de rosas.
Tengo el poema omega,
alquimia ha de ser.

De ese poema que lo cierra toma su título el último libro de Alfredo Rodríguez, Alquimia ha de ser, que publica Renacimiento.

Un tríptico equilibrado en el que el poeta maduro hace de la palabra materia luminosa, poesía en torno a la plena luz. Treinta poemas de creciente intensidad escritos “con la serenidad satisfecha de un buen maestro de obras”, como escribe Luis Miguel Alonso Nájera. 

Santos Domínguez 
Del blog EN UN BOSQUE EXTRANJERO
22 de Junio de 2014

Read more...

  © Blogger template Shush by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP