Vía de la verdad






VIA DE LA VERDAD



Vida que no se parece a la vida
y ni se deja besar en los labios,
de su música y vuelo emocionado
nada me detenía,
                            ni siquiera la muerte.
 
Como aquél que portó
en sus hombros la piel del león de Nemea,
el que una vez fue
invulnerable en número divino
en un lugar sin límites,
                                            salvífico.
 
Y ya soy tierra de olvido –me dije–
el que ha de volver a ser,
                                               al desgaire,
su ráfaga incendiaria
o su caudal de lengua.
 

10. ix. 2010


Alfredo Rodríguez
DE ORO Y DE FUEGO
ed. Los Papeles del Sitio, Sevilla 2012

Publicar un comentario

  © Blogger template Shush by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP