Festín de Alejandría






FESTÍN DE ALEJANDRÍA


Se me antojó una cosa
cincelada bajo el signo del hombre,
nacida del ejemplo, ajena al mundo,
estancia ocasional de arribada y anclaje,
que recibida con la unción sagrada
nunca se me mostrase renuente.
 
Pero al saber que todo
está escrito en el cielo,
que aquello que está arriba
es como lo de abajo y viceversa,
me topé con su incrédulo reverso:
la felicidad próxima,
la que asemeja a un hombre
–el preso de las dudas–
con toda la apariencia de entusiasmo,
a soga y tizón hilada su mente.
 
Le puse en concederle jerarquía
tan fina corona a su manera atormentada
que por no manchar mis manos de sangre
convirtióse en manso todo mi Sino.
 

Un silencio,
                      después,
                                      sobrevino un silencio
oportuno testigo de todos sus misterios,
y pronto se desbordaron los límites.
 

24. iii. 2011



Alfredo Rodríguez
DE ORO Y DE FUEGO
ed. Los Papeles del Sitio, Sevilla 2012

Publicar un comentario

  © Blogger template Shush by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP