Cuatro raíces del todo





 CUATRO RAÍCES DEL TODO

No sabe nadie el alma de nadie.
Segunda parte del Quijote, Cervantes

Lo esencial y perenne,
de bronce dorado, suadenti música,
que retrata la vida y la detiene
con el color de mármoles preciosos,
expandía su exquisito perfume,
estatuas y relieves
en inextricable abrazo atrapaba;
 

y civilizaba nuestros impulsos,
los sentidos, ingenio, la razón y memoria,
el amor que nos une,
odio que nos separa,
los cuatro elementos que somos en armonía,
sus restos incorruptos,
 

hasta terminar juntos lo que juntos
habíamos una vez iniciado.
 

28. i. 2011


Alfredo Rodríguez
DE ORO Y DE FUEGO
ed. Los Papeles del Sitio, Sevilla 2012

Publicar un comentario

  © Blogger template Shush by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP