En la presentación de De oro y de fuego

Los poetas Alfredo Rodríguez y Javier Asiáin antes de la presentación de 'De oro y de fuego'
Librería Mequierovivir, Pamplona 29 de Mayo de 2012


Buenas tardes, amigos, muchas gracias por haber venido, es un placer estar aquí, en este rincón tan parisino de Pamplona, en esta hermosa librería de Arte, Mequierovivir, cuyo nombre a mí me fascinó desde el principio, lo mismo que el local, cuando entré la primera vez hace apenas un año con mi mujer, estar aquí, digo, para presentar este libro, De oro y de fuego, con el lujo y el honor de estar acompañado de mi amigo, el poeta Javier Asiáin, -entre nosotros se ha creado ya un vínculo, una especie de hermandad poética.

Bueno, este poemario, De oro y de fuego, cuenta la historia de alguien, un hombre en este caso, que siente el impulso irresistible de crear, de escribir poesía, alguien cuya fe reside en aquello que valora por encima de todo: el arte, su belleza y su verdad. El personaje protagonista del libro se desinteresa de un mundo actual que no le gusta ni le despierta curiosidad alguna: él mira en sus poemas los escenarios donde podría haber sido feliz. Así, el tema principal del libro podría decirse que es una meditación continua sobre la creación poética en sí y sobre la figura del poeta como un ser elegido.

Bueno, tengo que decir, tengo que reivindicar que mi poesía es absolutamente autobiográfica, escribo de lo que vivo, de lo que experimento cada día acercándome a los libros, a la Cultura que se nos dio. Uno intenta vivir –es difícil- entregado a la poesía, siempre en busca o a la espera del poema. A la caza. Esa –entiendo yo- es la labor del poeta, mantenerse en tensión, quemar la vida por un buen poema. Y ése es el fuego del poema, ese ‘fuego’ a que hace referencia el título. Porque luego, por otro lado, como alguien dijo, la poesía ha de ser búsqueda de resplandor, ha de contener el oro de la literatura, el fulgor iluminante del lenguaje. Y ése es el ‘oro’ del título del libro, el oro del poema. Que nos salve los mejores momentos de nuestra vida. Que nos proporcione la certeza de estar vivos.

Y he querido que apareciera en la portada un detalle de un mosaico romano, un dibujillo del héroe Hércules luchando con el león de Nemea, como sabéis, en el primero de sus doce Trabajos, para arrancarle la piel y ponérsela encima y conseguir hacerse invulnerable a las flechas, a su veneno, porque así también la poesía nos hace a nosotros invulnerables al mundo, indestructibles. Y eso es lo que este libro intenta transmitir: una fe en el lenguaje (al fin y al cabo la poesía es expresión), una fe en la literatura y en especial en la poesía, un amor infinito hacia ella, que es la verdadera protagonista del libro.
             
Con este libro yo creo que culmino el camino emprendido hace unos años con Regreso a Alba Longa y que continuó en Ritual de combatir desnudo. Diríamos que cierro así la que yo llamo ‘trilogía del combate’, que suena un poco a la guerra de las galaxias, pero que es así. Entendiendo por combate, claro, ese despojamiento interior, esa lucha clandestina del poeta contra sí mismo por encontrar ese poema que le haga trascender al tiempo. Vuelve de nuevo a mis poemas la tradición cultural pero entendida como ruptura, como rebeldía contra ese mundo banal y uniforme en que vivimos y que ha olvidado por completo el pasado y que vive como anestesiado.

Y volviendo a ese oro y a ese fuego, a esa áurea fogosidad de que me hablaba ayer mi amigo Luismi aquí presente, decir por último que la poesía, siendo como es un acto tan radical de libertad, es un gran tesoro, un tesoro que incluso puede permanecer oculto sin perder su fuerza. Nada le importa la difusión a la poesía, ella vive en la reserva, como un dragón custodiando el misterio, conservando virgen la palabra y la verdad, como un fuego sagrado. Muchas gracias.

Y ahora recitaremos, si os parece, unos poemas del libro. Y luego nos tomamos un vino bien frío para apagar este fuego.



Alfredo Rodríguez
presentación de DE ORO Y DE FUEGO
Librería Mequierovivir, Pamplona 29 de Mayo de 2012 
 

In vino veritas

Publicar un comentario

  © Blogger template Shush by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP