Una reseña en La Biblioteca Imaginaria

DE ORO Y DE FUEGO

Alfredo Rodríguez



Nunca me habría esperado encontrarme una poesía como la que escribe Alfredo Rodríguez en De oro y de fuego, imperturbable en el tiempo y el espacio de la hoja en blanco.
Está muy claro el momento en el que escribió estos versos, un retrato intimista de la supervivencia como regla de vida, la elegía de vivir más allá del dolor que cause.
Sí, las matemáticas también están en la poesía, sobre todo en algunos de los versos perfectamente encajados entre ellos. Unas matemáticas líricas que Alfredo Rodríguez ha visto como material perfecto  para su libro. Una palabra exacta ensortijada en una observación mágica de lo que pasa a su alrededor.
Profundamente coherente con el tiempo en el que vivimos, una cordura que nos lleva a tener que aceptar sin más remedio propuestas como  esta: Que tu júbilo no conozca límites/ nada esperes ganar de la concordia/ y sí todo del miedo y el desorden.
Por otra parte, la figura de Alfredo Rodríguez se transforma en un espejismo del poeta, en un espejo donde se puede ver un personal mundo estético en el que ilusiones, deseo y esperanza se mezclan con cierto abatimiento a la hora de enfrentarnos a los miedos más terrenales, que suelen ser, de vez en cuando, profundos.
Se trata de un poemario escrito desde la sencillez, desde la convicción pública y privada de que el mundo necesita poesía, que el secreto está en aceptar que las cosas pueden no ser como habíamos planeado.
Es muy probable que si de repente alguien a quien queremos nos dice que ha estado a punto de  dejarnos, o somos nosotros mismos los que hemos estado más cerca del cielo que nunca, comprendamos, con este libro en las manos, que el privilegio es estar, ser , compartir y  aprender a vivir con ello.
Elvira Ramos
 
Título: De oro y de  fuego
Autor: Alfredo Rodríguez
Editorial: Los Papeles del Sitio
Págs: 78
Precio: 10 €

Read more...

Una columna en el diario de Navarra




             

                                                       ORO Y FUEGO

             Con el poeta pamplonés Alfredo Rodríguez me unen dos rasgos: una frágil salud de hierro y la admiración por José María Álvarez, cuya obra propicia el culto minoritario de la catacumba. La obra de Alfredo Rodríguez fue incluida en la antología Nueva poesía en el viejo reyno, que editó Hiperión a principio de año. Consuelo Allué estudió y seleccionó a ocho poetas navarros: Daniel Aldaya, Marina Aoiz, Javier Asiáin, Fernando Luis Chivite, Francisco Javier Irazoki, Alfonso Pascal, Maite Pérez Larumbe y Alfredo Rodríguez, que cerraba la antología. De todos los poetas Alfredo Rodríguez era el único que se aferraba a una tradición de manera canónica: la de aquellos nueve novísimos, que editó Josep Castellet en 1970. José María Álvarez nos legó más tarde un monumental libro: Museo de cera. De ahí parte Alfredo Rodríguez y asume los riesgos de ser fiel a unos rasgos culturalistas y arcaizantes que se mueven con elegancia entre los demonios de la vulgaridad, acaso la característica más destacada de la “aldea global”.             
             Ahora nos hace entrega del poemario De oro y fuego, primorosamente editado por Los papeles del sitio (Sevilla). De la nota final escrita por el poeta se infiere que la experiencia de la enfermedad y el nacimiento de su hijo Óliver –a quien dedica el libro, marcaron un paréntesis de silencio poético, roto ahora por el fuego y el oro que parecían aguardar bajo esas experiencias radicales. Sorprende que la cercanía de la muerte y el nacimiento de un hijo puedan ser trasladadas a la poesía desde el paradigma poético del culturalismo. Pero Alfredo Rodríguez no se deja vencer y es fiel a la armadura poética y a las armas líricas que un día eligió. Las citas, las referencias a la cultura grecolatina, a la orfebrería más excelsa se trasladan al poema con paso firme de hoplita, porque este poeta encuentra “en las sentinas hundidas del alma / cenizas  mezcladas con polvo de oro.”  Los poemas en este valiente libro poseen la belleza de la poesía auténtica, esa que resuena para siempre, más allá del prestigio de la cultura.

JUAN GRACIA ARMENDÁRIZ
Diario de Navarra, 
Domingo 9 de Septiembre de 2012

 

Read more...

Fuente de Gargafia





FUENTE DE GARGAFIA



Dicen que la vida está en otra parte,
que puedes continuar manteniendo apariencia,
al otro mundo para su disfrute,
para manifestarle tu buena voluntad,
que a este mundo ni quedaron las brasas,
pájaros inmóviles en el aire.

Que no se traicionase tu secreto,
la fuente está cegada, a no dudar,
con refinadas artes sortea los peligros;

lo único que pides
que tu vida ya sea
sólo un mal recuerdo sin ningún nombre,
carne para los perros,
botín incalculable,
despojarla del oro que pueda contener.

Ciriza, Verano 2010



Alfredo Rodríguez
DE ORO Y DE FUEGO
ed. Los Papeles del Sitio, Sevilla 2012

Read more...

Una reseña en el Diario de Jerez

 

 

Del interior de los versos

          

 

          Alfredo Rodríguez (Pamplona, 1969), escribe desde ese lugar de la existencia donde habita el respeto por la poesía. Y lo hace con un verso conmovedor y emocionado, con la imperturbabilidad del espíritu sereno. En su nuevo poemario, 'De oro y de fuego' -una bellísima edición de la editorial sevillana Los Papeles del Sitio-, el relato íntimo de Alfredo Rodríguez se une, de forma magistral, a su propia vida. Poemas en ocasiones de tono elegíaco, otras fruto de la observancia de su apreciación vital: Me creían presa fácil del tiempo / quienes dejaron traza de mi paso. La franqueza con que busca el álgebra perfecta del verso es, probablemente, poesía y literatura en estado puro. La habilidad observadora que muestra con su propia memoria es de una lírica incuestionable. Sin saber exacto en qué año nací / ni donde fui enterrado. De esta forma, todos los resortes de la existencia entran de lleno en sus versos y lo inundan con el caudal inagotable de la palabra exacta. En el prólogo del libro dice José Luis García Martín: "Alfredo Rodríguez escribe desde el entusiasmo", a lo que yo añado que también lo hace desde el hondo compromiso con la certeza y la cordura. Que tu júbilo no conozca límites / nada esperes ganar de la concordia / y sí todo del miedo y el desorden. Alfredo Rodríguez juega con la figura del poeta y con su espejismo renovado en cada verso, sumergiéndonos, de forma brillante, en su mundo particular y estético, donde convergen las ilusiones, la desesperanza, el deseo y la vileza de cada día, y lo hace no desde el rencor o el abatimiento, sino desde la convicción personal de que el mundo es un lugar que aún esconde paisajes hermosos donde rendir tributo a la poesía o, lo que es lo mismo, a la fervorosa dicha de estar vivos y contarlo. En definitiva, un poemario fundamental de una de las voces más imprescindibles del panorama poético actual. 


Ignacio Arrabal
Tribuna libre. DIARIO DE JEREZ.
4 de Julio de 2012

Read more...

El conquistador del mundo





EL CONQUISTADOR DEL MUNDO

la muerte no significa nada,
porque mientras vivimos no existe,
y cuando está presente no existimos.
Carta a Meneceo,
Epicuro

 
Qué peligroso ser
en el significado de la vida
un consumado intérprete,
aquél que ha completado su tiempo
con la legítima de su linaje,
de oro puro en su cabalgadura,
la estirpe de Quraysh.
 
Que su frágil existencia nos turbe,
su fallida conjura
a los ciclos de la Naturaleza
y al renacer nos una,
código de la Alianza,
voz alta junto al fuego,
un vacío inquietante que le venza,
cajas de luz en el alba del mundo.
 
17. v. 2011


Alfredo Rodríguez
DE ORO Y DE FUEGO
ed. Los Papeles del Sitio, Sevilla 2012

Read more...

La coraza






LA CORAZA



Por las huellas dejadas sentiría
despertar los sentidos,
ya se traza un cardo, un decumano en su vida,
este amor al pasado,
comprensión de ese mundo,
no fue un triste desvarío de hombre
sino un arte de vida,
una delicadeza del espíritu.
 

Como muros de piedra
que a precipitar desenlace aguardan,
o levantando cercas
a modo de coraza,
treno cantado en ausencia de fe,
que si al revés de la razón se hizo,
totum revolutum,
                                  su misteriosa fórmula.
 


Agosto 2010


Alfredo Rodríguez
DE ORO Y DE FUEGO
ed. Los Papeles del Sitio, Sevilla 2012

Read more...

De oro y de fuego en Encuentros con las Letras


Alfredo Rodríguez.
De oro y de fuego.
Los papeles del sitio. Sevilla, 2012.

Alfredo Rodríguez ofrece en De oro y de fuego su entrega poética más madura, un tríptico (Desmemoria, Fuego en el fuego, Deriva) que articula una secuencia de poemas que tienen su origen en una exposición de arte medieval. Detrás de esas referencias culturales se adivina la hondura de una voz poética confesional, de un hombre que habla de sí mismo a través del diálogo con los otros.

Recorre los versos de este libro la función sanadora de la poesía como exorcismo frente a la destrucción, la evocación del fuego que el poeta sabe que será ceniza. La vida y la muerte, el fulgor y la sangre, el oro y la ceniza, la palabra en el tiempo en el que arde y brilla
como las cenizas del navegante /que volvieron al mar.


Santos Domínguez
Equipaje de vacaciones. Poesía
Revista Encuentros con las Letras
27 de junio de 2012 

Read more...

De oro y de fuego en Libros y Literatura.es



Libros y Literatura.es
Un blog de reseñas y noticias literarias


De oro y de fuego, de Alfredo Rodríguez


Título: De oro y de fuego
Autor: Alfredo Rodríguez
Editorial: Los papeles del sitio
ISBN: 9788493673505
Páginas: 68


Me reencuentro con Alfredo Rodríguez, ¿recuerdan? Aquél poeta pamplonés del que un día les hablé para presentarles su poemario “Ritual de combatir desnudo”, entonces nos obligó a sumergirnos en un mundo homérico a través de una escritura elegante, elaborada  y sonora.

Hoy se acerca a nosotros con un nuevo poemario titulado “De oro y de fuego”. Siempre que me he acercado a la poesía de Alfredo he visto el oro, ya saben, poemas repletos de dioses y diosas sensuales y sublimes. Poesía que reluce de forma visual y sonora. Como la portada del libro, Hércules luchando con el león de Nemea… Sigue la lucha, el poeta en constante lucha, siempre en perpetuo combate y dispuesto a darlo todo, incluso la vida.

Poesía para recitar, para leer en alto, incluso si el lector lo precisa para sacarla a gritos de la garganta.



VÍA DE LA VERDAD

VIDA que no se parece a la vida
y ni se deja besar en los labios,
de su música y vuelo emocionado
nada me detenía,
....................................... ni siquiera la muerte.

Como aquél que portó
en sus hombros la piel del león de Nemea,
el que una vez fue
invulnerable en número divino
en un lugar sin límites,
.......................................salvífico.

Y ya soy tierra de olvido –me dije-
el que ha de volver a ser,
.....................................  al desgaire,
su ráfaga incendiaria
o su caudal de lengua.


Tras leer el poemario de Alfredo, he descubierto que muchas cosas han cambiado en su vida. Su misma vida, que al parecer, ha pendido de un hilo, hecho que por sí solo ya es motivo para que un poeta pase del Oro al Fuego. El dolor, el amor, y los sueños a los que no quiere poner ni un punto y seguido, y mucho menos un punto final.




ACONITUM ANTHORA

TODOS los versos, el Verso, el activo
venenoso, altisina la mortal,
relajante jarir
que por dentro me quema,
lo que de juventud
aún queda en mi sangre,
la entrada en cautiverio.

Lo único que tengo,
qué más puedo pedir,
la única esperanza de explicarme,
sit
... tibi
........terra
.................levis –decían los Antiguos-

y que la vida valga sólo por el Placer,
sea fuego en el fuego.


Y de entre el oro y el fuego, surge la vida nueva. Una nueva forma de ver la vida a través de la propia vida que nace. De Oro y de Fuego es la esperanza que ha llegado en forma de Óliver. El hijo del poeta nace para darle luz y color, pero sobre todo fuerza a un Alfredo que renace como un Fénix.   

La poesía convierte el barro en oro, nos dice en el prólogo del poemario José Luis García Martín. Yo un día, antaño, descubrí ese oro entre sus poemas, pero hoy veo más que nunca la fuerza del fuego, un fuego que no destruye sino que purifica, y hace renacer nuevos versos con más color y fuerza.
-
No es fácil acercarse al poeta pamplonés, pero una vez comprendido el sentido, sólo nos queda disfrutar de esa trasformación que nos ofrece más futuro que nunca.




Susana Hernández
Libros y Literatura.es
Un blog de reseñas y noticias literarias
 de junio de 2012

Read more...

Anaima





ANAIMA


Espléndida de ver
la que como un dios extiende sus alas,
un animal sin sangre,
traté de congraciármela
pero todo fue en vano.
Y así la llevaría a los infiernos,
por raíces de un árbol abrazada,
melancólica extrema,
fundida entre mi tronco.
Que aunque hice uso de toda mi oratoria
aprendida en el foro
tuve que abandonar,
volver sobre mis pasos,
tras haber mal sembrado la semilla.


Julio 2011


Alfredo Rodríguez
DE ORO Y DE FUEGO
ed. Los Papeles del Sitio, Sevilla 2012

Read more...

23 de Abril de 1616






23 DE ABRIL DE 1616

 

Quise morir por Ella,
atajar la deriva,
ya libre de los males de este mundo.
Así se prefiguraba el Destino.
Cruzar los límites entre la vida
y la muerte, temiendo
que obrase al tiempo en mí la Infortunada;
 

mas no consiguió vencer mi virtud,
perdido el corazón, los ojos en la lucha,
las fatigas del cuerpo,
veneno lento en las flechas de Hércules,
 

mi piel comenzó a arder,
la sangre de centauro
guarnecida de bronce,
 

al no hallar nunca cura de mi mal
ya le pude jurar fidelidad eterna.
 


Diciembre 2010



Alfredo Rodríguez
DE ORO Y DE FUEGO
ed. Los Papeles del Sitio, Sevilla 2012

Read more...

Encuentro amoroso y nocturno






ENCUENTRO AMOROSO Y NOCTURNO

 
De vuestra herencia, Amor,
página iluminada
incorruptible, eterna
ara de oro, tesoro extraordinario,
que en vida se apropiaron del recuerdo
si prendieron tus llamas.
De conocerlo todo sin descartar opción,
la que nos dispensó un trato clemente,
plena de inteligencia.
Es la forma en que teje nuestra vida
su otro culto mistérico,
los indicios que revelan, Amor,
todo un Reino nocturno.
 

17. v. 2011



Alfredo Rodríguez
DE ORO Y DE FUEGO
ed. Los Papeles del Sitio, Sevilla 2012

Read more...

Eidolon






EIDOLON


Ubi bene, ibi patria.
Tusculanas, Cicerón

La isla flotante al centro del mundo
donde querrías terminar tus días,
legendaria, fabulosa, brillante
arte de la palabra,
                                   como vulva sagrada
sobre el fondo del mar, poderosas columnas
contra el obscurantismo,
                                                    contra la intolerancia.
 
Decidí retirarme de la vida
porque son sólo ruinas lo que queda,
llevando en mi cortejo como botín de guerra
con rumbo preciso los vientos y las mareas,
 
la sápida ventura
que me sería dado realizar,
esto es,
                ser sublime,
                                          sin una interrupción.
 
Verano 2011



Alfredo Rodríguez
DE ORO Y DE FUEGO
ed. Los Papeles del Sitio, Sevilla, 2012

Read more...

Festín de Alejandría






FESTÍN DE ALEJANDRÍA


Se me antojó una cosa
cincelada bajo el signo del hombre,
nacida del ejemplo, ajena al mundo,
estancia ocasional de arribada y anclaje,
que recibida con la unción sagrada
nunca se me mostrase renuente.
 
Pero al saber que todo
está escrito en el cielo,
que aquello que está arriba
es como lo de abajo y viceversa,
me topé con su incrédulo reverso:
la felicidad próxima,
la que asemeja a un hombre
–el preso de las dudas–
con toda la apariencia de entusiasmo,
a soga y tizón hilada su mente.
 
Le puse en concederle jerarquía
tan fina corona a su manera atormentada
que por no manchar mis manos de sangre
convirtióse en manso todo mi Sino.
 

Un silencio,
                      después,
                                      sobrevino un silencio
oportuno testigo de todos sus misterios,
y pronto se desbordaron los límites.
 

24. iii. 2011



Alfredo Rodríguez
DE ORO Y DE FUEGO
ed. Los Papeles del Sitio, Sevilla 2012

Read more...

Mujer con la mirada puesta en ti






MUJER CON LA MIRADA PUESTA EN TI
(Afrodita, Hera y Atenea in love)


 
Como las cenizas del navegante
que volvieron al mar,
señales del alma –la maestra de la vida–
que me aguantan en frágil equilibrio,
remeros en la flota
en busca de una purificación.
 

Por la ventana de las apariciones miro
hacia poniente de modo constante,
decido sobre cuál
entre las tres diosas es la más bella
para regenerarme.
Un prestigio visible
que no acabe en derrota,
maravillas que obré
como ningún hombre había visto antes.
 


Ciriza, Verano 2011


Alfredo Rodríguez
DE ORO Y DE FUEGO
ed. Los Papeles del Sitio, Sevilla 2012

Read more...

Cuatro raíces del todo





 CUATRO RAÍCES DEL TODO

No sabe nadie el alma de nadie.
Segunda parte del Quijote, Cervantes

Lo esencial y perenne,
de bronce dorado, suadenti música,
que retrata la vida y la detiene
con el color de mármoles preciosos,
expandía su exquisito perfume,
estatuas y relieves
en inextricable abrazo atrapaba;
 

y civilizaba nuestros impulsos,
los sentidos, ingenio, la razón y memoria,
el amor que nos une,
odio que nos separa,
los cuatro elementos que somos en armonía,
sus restos incorruptos,
 

hasta terminar juntos lo que juntos
habíamos una vez iniciado.
 

28. i. 2011


Alfredo Rodríguez
DE ORO Y DE FUEGO
ed. Los Papeles del Sitio, Sevilla 2012

Read more...

Vía de la verdad






VIA DE LA VERDAD



Vida que no se parece a la vida
y ni se deja besar en los labios,
de su música y vuelo emocionado
nada me detenía,
                            ni siquiera la muerte.
 
Como aquél que portó
en sus hombros la piel del león de Nemea,
el que una vez fue
invulnerable en número divino
en un lugar sin límites,
                                            salvífico.
 
Y ya soy tierra de olvido –me dije–
el que ha de volver a ser,
                                               al desgaire,
su ráfaga incendiaria
o su caudal de lengua.
 

10. ix. 2010


Alfredo Rodríguez
DE ORO Y DE FUEGO
ed. Los Papeles del Sitio, Sevilla 2012

Read more...

  © Blogger template Shush by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP