La ruptura






LA RUPTURA



El Artista y la soledad de la creación
Tratando de escapar al verdugo
Y haciendo de su Obra
Lo mejor posible

Cercado por bárbaros de cualquier ideología
Como un condenado a muerte

Read more...

La herida





LA HERIDA


Para Javier Asiáin,
un oasis en desierto


Cómo nos metimos en este embrollo
-preguntó un hombre asustado
Cómo fue que llegamos a esto

Dónde estuvo el punto de inflexión
Que partió el curso de nuestra historia
Dónde nos arrodillamos y obedecimos
Dónde abandonamos la Belleza
El gusto el placer el exceso
La Luz de la Vida la Verdad el Deseo

Cuándo dejamos de ser capaces de construir esa Belleza
Y nos ahogó por dentro el cieno

Y qué fue de nuestro amor por tantas cosas
No será eso acaso el dolor que tanto temimos

Una herida vive en mi recuerdo:
Cómo pudimos olvidarnos en nuestro viaje de Ellos
Y vivir sin Homero sin Virgilio sin Khayyam
Sin Li Po sin Tácito sin Montaigne
Sin Eliot sin Whitman sin Espríu sin Plath
Y sin Cernuda sin Aleixandre sin Borges
Sin Gil de Biedma sin Brines sin Álvarez
Sin tantos otros

O sin el placer atónito helado
El descubrimiento un día de un nuevo Libro
Un nuevo Poeta en los anaqueles
Que nos hiciera quemar la vida desde atrás
Unos versos escritos que nos abrasen el alma

Deja pasar los años
-contestó un hombre más sabio
Deja que sea esta vida como las piedras
Una herida oculta en la tierra
Y el mundo sólo azar

Y no preguntes nunca
Cómo nos metimos en este embrollo
Cómo llegamos a esto
A este vacío 
A este absurdo que somos


Read more...

Vinieron, asaltaron, quemaron, mataron, saquearon y marcharon




(vinieron, asaltaron, quemaron,
mataron, saquearon y marcharon)




este teatro de sombras en que se asientan
muertes y nacimientos, nuestras iniquidades
dispuestas dentro de hornacinas, en que los placeres
son efímeros y la vida frágil   

se hace preciso conjurar su canto, desmentir tantos
malos presagios, adivinar el peligro,
el estigma de lo impuro,
los ecos hipnóticos de su palabra        

un león herido, ese soy yo,
oh marinos de la Argo, una mala bestia
que come carne de serpiente y tiene
la edad de las Pirámides

vivir añoro a la manera dulce
y cómoda, hacer versos
y enamorarme

que mi nave encalle en los dominios
de Alba Longa,
como si una Fortuna cómplice fuese
quien me guiara



Read more...

La pared del Parnaso






LA PARED DEL PARNASO


Aquí me encuentro en esta edad que sabes,
no soy ni joven ni viejo.
 
-Mario Luzi-.


ríos que arrastran oro
pese a la incuria del tiempo;
donde a los cadáveres se les entierra
con una perla en la boca

y sólo poder llegar a tu casa
con tiempo para morir en ella

oh, acallar en el corazón del viajero
los sentimientos más hondos,
volver el semblante y saberse
entre ubicuas miradas,
y ante su pertinacia y disputa
un sendero abrir en la maleza
donde todo es veladura

que agüeros y nigromantes lo adivinaran
pues hasta el corazón más frío
tendría compasión

dejar que el tiempo trajese el olvido,
vencer fronteras y baluartes,
alanceando al enemigo, donde
más allá de su reciura, hubiere paz

al amanecer
ver ondear tus pendones
a las puertas de Alba Longa


Read more...

La leyenda de los siete durmientes





LA LEYENDA DE LOS SIETE DURMIENTES



Oh Vida antigua de hombres
Que a la vez que Poetas
Fueron guerreros
Y cuyo papel demostrarase
Esencial en la sociedad

Sus leyendas en boca de rapsodas y trovadores
No fueron jamás despreciadas por los sabios
Y hoy se pierden en las franjas de la memoria
Remotas en el tiempo

Las alabanzas del valor
La fuerza y la lucha
La elegancia moral

Sobreviviendo como ascetas
A las ruinas desoladas de este mundo


Read more...

Sin querer fundar ni secundar vida






SIN QUERER FUNDAR NI SECUNDAR VIDA



Jardín de las estatuas,
ágora porticada de la ciencia y del arte,   
donde Amor que no haya podido ser
aún parece gustar más de sus armas;

a mesnadas que pone a su servicio
de oro viejo las espuelas les calza,
de luengas barbas, astuto y valiente,
apócrifos tratados nos recita
de entre su alquimia y cábala;

con desigual fortuna Amor concierta
acuerdo con que emular a su ancestro:
saqueando campos vivirá la vida,
recitando en voz alta asaltará
fortalezas y barcos,
componiendo poemas y comedias
en todos los idiomas y ninguno,
de tan sublime y delicado espíritu,
a fe,
         doblegará a sus contendientes



Read more...

  © Blogger template Shush by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP