El silbido de las musas al oído





EL SILBIDO DE LAS MUSAS AL OÍDO
(o De Cómo Debe Uno Dejar Que La Vida Le Sorprenda)



No es tuya tu Vida si aún no es Noche

Y no empieza la Vida
Si no muere ese aciago día
Que atenaza el cuerpo sobrio

Hasta bien entrada la Noche
En que venís a prenderme
Que es cuando brilla en los ojos
La luz de Inteligencia

Y siguen los Versos el curso
Que les habéis dado

La infinitud de los Poemas
La inmensidad de la Noche



Publicar un comentario

  © Blogger template Shush by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP