A la pálida luz de Selène





A LA PÁLIDA LUZ DE SELENE

«Detesto a los tibios de vocación.
Y dicen que a la fuerza ahorcan».
-enrique bunbury-


Así dicen que eras el hombre bello en el abismo
irremisible amado por la Luna, que en nocturno
y tenebroso manicomio recluido te encontrabas,
avezado en el fingimiento y fascinado por el pecado,
a largas y estimulantes conversaciones siempre solícito.
    
Cuando sentías en tus despertares madura e impaciente
la inspiración, cuando los posos de tu alma ya eran
piedra policromada, en un rapto de violencia escribirías
rascando con una llave en las paredes de tu celda
para idealizadas mujeres a rendirles pleitesía
bellos versos que hiciste pasar por muy antiguos.

Como quien bebió del cuerno del unicornio convertido
en copa la belleza inmortal del Arte o la belleza mortal
de la Vida, qué más da el prestigio ganado, si la noche
es buena consejera y nunca descubrieron tu engaño.


Publicar un comentario

  © Blogger template Shush by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP