Por algún favor divino






POR ALGÚN FAVOR DIVINO



No se halló rastro de sus más bajos menesteres,
no tenía instintos ni sentimientos
ni modo corriente de proceder,
como en el nimbo de un ángel guerrero
la gracia envenenadora del alma
había tomado posesión de Ella;

estaba ya la vida agitada y disuelta
jamás embriagada en la delicia ni rendida,
negra ciencia mística de los números,
la doctrina secreta del arte poseía;

boca y ojos sensuales,
deseo de agradarle,
sabía conmover;

algo llegaba hasta Ella
como en pasarela de abordaje
desde las regiones del otro Mundo,
sutileza de ingenio,
herencia espiritual,
una hilera de escudos con las rosas y el mirto,
ni dócil al sentirla cabalgar sobre Él




Publicar un comentario

  © Blogger template Shush by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP