La herida





LA HERIDA


Para Javier Asiáin,
un oasis en desierto


Cómo nos metimos en este embrollo
-preguntó un hombre asustado
Cómo fue que llegamos a esto

Dónde estuvo el punto de inflexión
Que partió el curso de nuestra historia
Dónde nos arrodillamos y obedecimos
Dónde abandonamos la Belleza
El gusto el placer el exceso
La Luz de la Vida la Verdad el Deseo

Cuándo dejamos de ser capaces de construir esa Belleza
Y nos ahogó por dentro el cieno

Y qué fue de nuestro amor por tantas cosas
No será eso acaso el dolor que tanto temimos

Una herida vive en mi recuerdo:
Cómo pudimos olvidarnos en nuestro viaje de Ellos
Y vivir sin Homero sin Virgilio sin Khayyam
Sin Li Po sin Tácito sin Montaigne
Sin Eliot sin Whitman sin Espríu sin Plath
Y sin Cernuda sin Aleixandre sin Borges
Sin Gil de Biedma sin Brines sin Álvarez
Sin tantos otros

O sin el placer atónito helado
El descubrimiento un día de un nuevo Libro
Un nuevo Poeta en los anaqueles
Que nos hiciera quemar la vida desde atrás
Unos versos escritos que nos abrasen el alma

Deja pasar los años
-contestó un hombre más sabio
Deja que sea esta vida como las piedras
Una herida oculta en la tierra
Y el mundo sólo azar

Y no preguntes nunca
Cómo nos metimos en este embrollo
Cómo llegamos a esto
A este vacío 
A este absurdo que somos


Publicar un comentario

  © Blogger template Shush by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP