Sobre la fragilidad de los asuntos humanos






SOBRE LA FRAGILIDAD DE LOS ASUNTOS HUMANOS



Graciosa travesura,
Amor supo hacerse en mí indispensable,
alma fuerte que aspire a su grandeza,
favorita de alcoba;

qué bien quedara prendido en sus redes,
su música del arpa
de extremada dulzura,
ofreciéndome vivo a sus injurias,
leyendas y poemas recitando
en este deambular;

y no fue temperamento propicio,
sino tal vez rutina e ignorancia,
emplearme por entero en su arte
enajenando cuerpo y conciencia,
dándole respuestas vagas a Amor;

o por sostener los buenos principios,
el ocio virgiliano en villas de placer,
en exedra abierta bajo la sombra
sentarme a meditar;

pues aunque me blindasen ciudadelas,
veleidades y afanes
sometiendo baterías de carros,
de tan enrevesado trazado me saldría
tan ciego de ira estoy



Publicar un comentario

  © Blogger template Shush by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP