La luz natural de la mente





LA LUZ NATURAL DE LA MENTE
(Cristales clavados en la espalda de un niño)

«Vi la otra noche la eternidad,
como un gran anillo de luz pura y sin fin,
toda ella tan serena como brillante;
debajo y en su torno el Tiempo, en horas, días, años…»
-henry vaughan-


Cuando debías tener poco más de unos meses,
y tu vida ya revelaba secretos que ningún hombre
debía conocer, era verano y te tumbaron boca abajo,
la espalda desnuda, una cuna detrás de una puerta
semiabierta, un cristal traslúcido en medio,
desmedrado.

Te dejaron sólo en un descuido, hubo una fuerte corriente
de aire, un estruendo, el cristal de la puerta se hizo añicos
sobre tu frágil, diminuta espalda, de fina piel de cáscara
de huevo, líquidos cristales de súbito hiriendo, injertándose
alma adentro, trémula de niño, eran ya parte de ti
ante la vida.

Si aún hoy, treinta y siete años después,
descubrir esa verdad retadora pasa a través de un delicado
equilibrio, estigmas adornan en tu espalda, profundos surcos,
como si tu sangre fuera una clase de veneno,
el derecho a perderse, enredada pendencia entre los versos,
de hielo brillante y transparente tus ojos, exuberancia visual,
deleite visual, del estigma de la poesía penetrado tu cuerpo,
trazada insoluble su materia, suscitando alguna vez
desusada admiración.

De más allá, trabadas escaramuzas, abiertas hendiduras,
de no se sabe muy bien dónde, la palabra fácil y delicada
o tentar a la Fortuna.

Tu vida brava para siempre asida con tales prendas,
y los placeres del mundo, imponderables, palabras irisadas
como frecuentes fluidos que tuviera que ir eliminando
poco a poco tu organismo, y todo en ti fuera luz,
total absorción de luz, un gran anillo de luz
pura y sin fin, la impronta del verso
en tu naturaleza humana.

Publicar un comentario

  © Blogger template Shush by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP