El esforzado y azaroso regreso del poeta





EL ESFORZADO Y AZAROSO REGRESO DEL POETA


«...soy el veneno
que cura de la vida, un opio
de bruma que te acuna cuando bogas»

-miguel ángel velasco-.


Cuando es la hora del amanecer
y sonrío con amargura, cuando aún
de la embriaguez no he vuelto
y con presagios favorables
el ánimo a solas pacifico,

cuando suavemente corto los hilos,
agotado y vencido con el primer frío del alba,
en este extraño retorno de un hombre
que todo lo desea y con nada cuenta.

De dónde partí anoche,
qué juicios hirientes ajenos fueron
mi fatal desasosiego.
Han pasado las horas sin sentir,
como sombras que acaso no existieron;
sólo entonces una sagrada tregua
se declara, y aparece la verdad de todo.
Encubro flaquezas.
La vida enferma devuelve su temple enérgico,
y lo que fue presagio o antigua promesa
se engarza en el poema.
Sólo ahí entreveo felicidad.


Publicar un comentario

  © Blogger template Shush by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP