Dama blanca





DAMA BLANCA
(lucida carmina)



Con ungüento dulce,
                                   envenenadora,
del cielo oscuro sabe recibir
claridad por el número y la luz,
luz sin fin en toda su majestad,
y volver
  invulnerable la piel;

cuando llegue la hora que creemos tan próxima,
hora de las Furias que nacieron de la Noche,
para poder invocar a los diablos,
bajar al reino de Hades,
—la entrada a los infiernos—,
a buen seguro mandará llamar
a los intérpretes de sus prodigios,
los que por Ella fuimos mancillados;

sabe que mi semilla ya no existe,
botín tan enjundioso,
que corazón y alma me desaparecieron,
indeleble memoria
mis armas y bagajes



Publicar un comentario

  © Blogger template Shush by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP