Rueda de poetas en la alta noche de Aguinaga





RUEDA DE POETAS
EN LA ALTA NOCHE DE AGUINAGA

«Mi alma es mi espada.
Mi alma es una flecha de oro»

DE UN ANTIGUO POEMA MONGOL

Liviana ventura es esta noche vaporosa,
antes de que fuere a entibiarse
regocijo y alivio para los sentidos.
Tiempo de solaz,
donde en único modo se ilumina
esta vida lúgubre.
          Observar brillante y luminoso
el tránsito de Venus, en compañía de amigos
enderredor de una mesa,
cuando la vida misma desahuciada
no se concibe sin otro objeto que proporcionar
placer y complacencia a los oídos,
sin compulsión mordaz alguna.
 

Y ya transmutados los gestos, la magia verbal,
empleando en beneficio del Arte su talento,
acompasados por el genio alado,
hondamente sentido y fugaz,
suave y revelador misterio.
Oh aquilatada iridiscencia de los versos,
qué bien sabes seducirnos el alma, como aquél
que hechizado va en pos de lo que ama
y nunca pudo albergar.
        Perdido ya
todo recuerdo doloroso del pasado
o fútil preocupación por el futuro.
Qué otra cosa podría, más sincera y exaltada,
sanar y restaurar mejor nuestro espíritu.

Publicar un comentario

  © Blogger template Shush by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP