Inquietante oráculo: huye al fin del mundo




INQUIETANTE ORÁCULO: 
huye al fin del mundo

A mi amigo, mi hermano, Javier Asiáin. 
Porque una noche consumimos juntos el muérdago de la inmortalidad.



era peligroso nombrar por su verdadero
nombre las cosas sacras, delito de lesa
majestad el porvenir predecir
 

la fuerzas del día y de la noche,
el muérdago de la inmortalidad
gozar de sus favores
 

quizá no fuera premonición sino obscura
certidumbre, precariedad esencial
de la vida, lamento de quienes tenían asignado
un hado bien distinto
 

no amainaron por ello envidias ni críticas
y caso de que decidiese renunciar al mundo,
aquella parte de nosotros mismos
que somos incapaces de reconocer
de inmediato se rebelaría
 

sí, se rebelaría
 

ah, enfermedad incurable, destruye la belleza
y la fuerza del cuerpo, acaba con los placeres
sensuales y termina por borrar también
todos nuestros recuerdos
 

aparta, maléfica Morgana, lasciva
y oscura hechicera, mírame a los ojos y dime
que no fue sólo una venganza;
cuando a la estación de las lluvias
en una barca mágica fuera llevado
a la isla de Avalon
 

ah, río de los juramentos
inquebrantables, voz de bronce,
veneno negro
 

nada se parece más a la eternidad
que el sexto día de la luna
en la noche clara de Alba Longa

Publicar un comentario

  © Blogger template Shush by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP