El óctuple sendero






EL ÓCTUPLE SENDERO

 Vencida la rebeldía de su juventud
quedaba aún la suprema rebeldía del arte,
y la poesía era el medio mágico de transformar
los hombres en dioses.
-de algún libro muy antiguo-


con fortuna cambiante asechanzas
le estaban destinadas
y con la mente limpia como la de un niño
los libros eran dulce droga,

le hacían olvidar la vida,
prender en el alma, recibir
los halagos;

si las gentes lo execraban
la vieja inquietud hacía latir más fuerte
su corazón

que nadie se adelantase a levantar el botín,
hermoso como un dios pagano,
con íntimo regusto la mirada
encendida por la llama de la victoria,

la suerte decidida,

al sol de fuego vino a parar su hueste
en Alba Longa


Publicar un comentario

  © Blogger template Shush by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP