Dante Alighieri toma parte en una embajada enviada por el señor de Rávena a Venezia






DANTE ALIGHIERI TOMA PARTE EN UNA EMBAJADA ENVIADA POR EL SEÑOR DE RAVENA A VENEZIA

A mi querido maestro Julio Martínez Mesanza
y a su maravilla de europa, que me conquistó..


Ahí vagas tú, hombre perdido,
a perpetuo destierro condenado,
vaga tu madurez serena y plácida
entre gentes que no conocen de tu Luz,
llama a tu puerta quebrada la Fortuna.

Vagar, vagar, vagar,
pero lejos de concedértela,
te la niegan, y no es sino vano y vacío el trato
de cortesanos y aprendices de poeta
que cada día frecuentan tu conversación.
Esta vida harto vulgar
y un mundo que a tus ojos agoniza, desabrida misión
tan inferior a ti, cuando ya por nada recibe
honda impresión tu ser.

Siembra y recoge, hombre perdido,
da patente de cinismo ganándote así el favor,
ahora que bien sabes que el mundo anda
por camino errado, solución callada y tenaz busca
a las amenazas con que se te conmina,
ahora que sólo en tu mente se yergue
aquella visión de mares de luz,
—que es el final de tu Comedia—,
aguarda épocas más maduras
en que sea digna de ti.
Como fue al regreso de tu misión
cuando cruzando envanecido las marismas costeras
de Venezia te sentiste atacado por la muerte,
tierra adentro creíste divisar la cúpula de Santa María,
la bellissima e famosissima figlia di Roma que nunca,
nunca en verdad volvería a ver el Desterrado.

Ahí vagas tú, hombre perdido,
con denuedo mas inútilmente,
donde la vida seguirá siendo madrastra para ti,
pasando al interior del fuego para regresar
a su mensaje originario,
virtuoso privilegiado,
ya erigieron tu estatua en el ágora.

Ensordecedor silencio de voces, 
eso es todo lo que el mundo
te dejó a deber en honra y sosiego. 


Publicar un comentario

  © Blogger template Shush by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP