A una antigua edición de Museo de Cera





A UNA ANTIGUA EDICIÓN DE MUSEO DE CERA


El que no escribe libros, piensa mucho
y vive en una sociedad que no le satisface
será, por lo común, buen epistolario

-F. Nietzsche-


No sabe no recuerda que le llevó
Aquella mañana de principios de los noventa
A la vieja biblioteca de la plaza San Francisco
Se ve ahora allí concentrado absorto
Buscando entre viejos ficheros de metal
La reseña de un Libro de Poesía
No sabe no recuerda que le lleva hasta él

Lo pide prestado
Llaman su atención unas ilustraciones preciosas
Ya de noche en su cuarto de estudio se siente fascinado cautivado
Siente que ama ese Libro
Que es el Libro que encauzará su vida
Lo lee todas las noches
Se lo lee a sus viejos amigos
Lo lleva en sus viajes
Se fotografía con él

Antes de que expire el plazo del préstamo vuelve a solicitarlo
Y así una y otra vez hasta que ya no se lo pueden prestar más
Luego lo busca en vano por todas las librerías de la ciudad

Pasan los años
Años que no tiene sentido que pasen
Y pasa con ellos la prosa vil de la vida

Ahora compra libros de leyes una tarde
En la ya desaparecida Librería Universitaria de la BajaNavarra
De paso echa un ojo a la desordenada sección de Poesía

De pronto entre montones de viejos libros que nadie compra
Lo encuentra
Lo adquiere de inmediato
Es una edición más nueva
Observa en él más poemas
El Libro ha crecido
Pero sigue viviendo su vida particular en el ostracismo
En el más cruel e inexplicable de los silencios
Pero qué importa eso ahora ya lo tiene
Ya es de su propiedad

Intenta sin éxito encontrar Otros Libros del mismo Autor
De ese misterioso escritor que yace detrás de todos esos sentidos poemas

Pasan más años
Años que son un susurro de hilo de plata
Un soplo de aire fresco en el corazón

Ahora nuestro joven lector tiene acceso a la Red
Se le ocurre buscar allí esos Otros Libros que supone existen
La Fortuna esta vez le sonríe
Logra contactar con Librerías de Viejo de todo el país
Se los van poco a poco haciendo llegar
Es feliz
Cada mañana una mirada al buzón una sorpresa
Una nueva pieza para ir completando el rompecabezas
Naturalezas Muertas Al Sur de Macao La Caza del Zorro
El Escudo de Aquiles La Serpiente de Bronce
La Lágrima de Ahab La Corona de Arena El Botín del Mundo
Desolada Grandeza El Manuscrito de Palermo Los Diarios
La Edad de Oro La Esclava Instruida Al Otro Lado del Espejo

Las piezas van encajando en su cabeza como en un tetris
El misterio se va desentrañando
Hasta hacerse cielo de cristal en los ojos

Siente que todos esos Otros Libros que le han ido llegando
Giran alrededor del primero son como notas aclaratorias
Pequeños guiños al lector pequeñas claves

Pero aún se sigue viendo todo hundido en un terrible silencio
Un silencio como irreal que no acierta a entender

Decide hacer algo
Ponerse en contacto con ese hombre que escribe esos versos
Ese hombre que agita sus brazos desde la otra orilla
Pidiendo auxilio no para él sino para la Cultura
Que escribe nombres en el agua
Que se ha acostumbrado a vivir en un mundo que desprecia

Una tarde al salir del trabajo
Le escribe una carta larga larguísima se sincera
Durante esa tarde tensa no puede parar de escribir
Luego la envía a una de las editoriales
En que ha publicado su Autor una cualquiera
Les implora se la hagan llegar

Y a los pocos días el milagro
La Vida detrás al otro lado de los Libros
Los Libros que cobran Vida
Papel y tinta de una vieja máquina de escribir
Una carta con el membrete del Autor
Unas palabras de compresión de agradecimiento
Una invitación a un viaje a Egipto
Una llamada inesperada de teléfono
Una visita a la Morada del Poeta

…pero eso ya es otra historia

Publicar un comentario

  © Blogger template Shush by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP