Quien escuchó en silencio la velada amenaza




QUIEN ESCUCHÓ EN SILENCIO LA VELADA AMENAZA



desviarme hacia la ribera
más obscura, al seguir un atajo
recóndito, imbricado
a mi retorno
 
como un amante experto recorre el cuerpo
de su amada, luego de tornar propicias
las fuerzas y dejar bellos versos escritos
sobre antiguos amores en estelas de piedra
pergaminos y sedas
 
en etapas nocturnas a la luz
de las antorchas, entre largos silencios
elegir morir
vadeando un río
y que nerviosas miradas de soslayo
no me detengan
 
o en pos del mar y a través de tormentas
de nieve, cruzando valles y llanuras,
cuando el eco de mi gesta haya
derrotado al olvido

Publicar un comentario

  © Blogger template Shush by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP