Placer, fortuna y libertad




PLACER, FORTUNA Y LIBERTAD

«Así, yo rechacé deliberadamente un mundo
que me había rechazado a mí».
JEAN GENET
A Santi Elso,
por tantas emociones y lecturas compartidas.


Bucaneros borrachos se gastan fortunas,
oscuros burdeles y tabernas del muelle,
la suerte propicia en las costas de Tierra Firme.
De vino flojo más saludable que el agua
sostienen jarras de estaño con cabezas de Baco,
pipas de arcilla y cosas extrañas para tomar.
 

Sin problemas,
              sin problemas.
Al ciego arrojo que sabía inspirar, esta vez las palabras
al sr. Morgan tornábansele invencibles:
 

Ah hermano fuego, no improvises el instinto de destruir,
en esta guarida de malditos no vaciles ni un momento,
para que con más ardor se batan
haz como si se te hubiera hecho
partícipe de sus secretos.
Ahora que el mundo se interpone
entre nosotros y la nada, que tus métodos sean
golpear y saquear,
               golpear y saquear,
que la palabra vida se quiebre en nuestros labios.
 

Y tú, hermano viento en lontananza, escucha los ritmos,
íntimos y misteriosos,
               escucha los ritmos,
que innatas provisiones se hagan
de nuestras singladuras. Hombres que no deben nada
al pasado acuden en masa a la ciudad más perversa;
filibusteros y asesinos y putas, salvajes por hábito brindan
por el botín del mundo, refugio buscan
en la costa deshabitada, ante una Biblia
o un vaso de ron juran obediencia.
                                 Yo soy el hombre
que todos habéis estado esperando, el diablo asesino,
el hijo más famoso de Port Royal,
el azote de los mares. Y mi enemigo,
el mundo entero.
 

Ah, indefensos galeones cargados de tesoros,
marfil y piedras preciosas de África, oro
del Nuevo Mundo, sedas y especias de la India.
      Al asalto tomad Panamá, raza de poetas,
con sólo treinta y ocho barcos y dos mil hombres.
¡Al asalto!
      Ah, ciudades indefensas temblad, setecientos
barriles de pólvora para volar vuestras murallas.
¡Al asalto!
Raza de poetas y rebeldes, vuestra grande gloria
ha comenzado, olvidados y despreciados, haceos

¡Al asalto!
     Fuego de esta raza de proscritos,
llega la hora venturosa,
¡ah intrigantes,
temblad!

Publicar un comentario

  © Blogger template Shush by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP