Oda sobre una urna griega

     

    Uno de los poemas-paradigma del Culturalismo, apuntados por Guillermo Carnero en sus escritos y que fueron revelación en su vida y en la de muchos poetas. El Culturalismo o Cultismo bien llevado y bien traído, bien entendido y asimilado, sin falsedades. La apasionante sensación de la experiencia cultural. El gran poeta inglés John Keats es el brazo ejecutor de esta obra maestra que reproduzco a continuación en la magnífica traducción hecha para Pre-textos por el también poeta Lorenzo Oliván.

***



ODA SOBRE UNA URNA GRIEGA


I


Oh, tú, intacta aún esposa de la calma;
oh, tú, hija adoptiva del silencio y del tiempo remansado;
rústica historiadora, que a tu manera cuentas,
con más dulzura que la poesía, un frondoso relato:
¿Qué leyenda, con hojas adornada, en torno tuyo ronda?
¿Sus figuras son dioses, mortales, o ambas cosas?
¿En Tempe están o en valles de la Arcadia?
¿Qué hombres o dioses muestras? ¿Qué doncellas esquivas?
¿Qué loco perseguir? ¿Qué afán por escapar?
¿Qué flautas y tambores? ¿Qué impetuoso éxtasis?

II

La melodía oída siempre es dulce, pero cuánto más dulce
es la que no se oye. Seguid sonando, pues, sutiles flautas;
no ya para el oído, sino, más apreciadas,
tocad para el espíritu vuestras mudas canciones.
Bello joven, debajo de los árboles, jamás podrá cesar
tu música, y jamás se quedarán sin hojas asas frondas;
ansioso amante, no podrás besar
-casi, casi rozándola- a tu amada, pero no te lamentes;
ella conservará toda su luz y, aunque tú no la alcances,
para siempre la amarás, será hermosa por siempre.


III


Oh, felices ramajes, que no podéis dejar
vuestras hojas caer ni despediros de la primavera;
oh, músico dichoso, infatigable,
que sin cesar entonas melodías que suenan siempre nuevas;
oh, más dichoso amor, amor feliz, feliz,
eternamente ardiente sin ser nunca gozado,
anhelante por siempre y siempre joven:
viviendo por encima de la pasión humana,
que deja el corazón triste, hastiado,
encendida la frente y abrasada la lengua.


IV


¿Quiénes son estos yendo al sacrificio?
¿Hacia qué verde altar, misterioso oficiante,
conduces a esa res que muge al cielo,
cubiertos con guirnaldas sus suavísimos lomos?
¿Qué pueblo junto a un río o junto al mar,
o erigido en un monte, con tranquilas murallas,
esa pía mañana se ha quedado vacío de su gente?
Tus calles siempre, pueblo diminuto,
seguirán en silencio, y ni una sola alma
regresará a decirte por qué estás desolado.


V


¡Oh, ática figura! ¡Hermosa imagen! Hombres y doncellas
que nacieron del mármol, labrados al detalle,
entre boscosas ramas y pisada hojarasca.
Tú, silenciosa forma, logras ensimismarnos
como la eternidad. ¡Oh, fría pastoral!
Cuando la edad consuma a esa generación,
seguirás siendo, en medio de lamentos
distintos a los nuestros, de los hombres amiga, a lo que dices:
“La belleza es verdad, la verdad es belleza”. Eso es todo
lo que sabéis vosotros en la tierra. Y nada más necesitáis saber.


John Keats
BELLEZA Y VERDAD
trad. Lorenzo Oliván, ed. Pre-textos 1998

John Keats, poeta

Publicar un comentario

  © Blogger template Shush by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP