Internet es la posibilidad de libertad para un escritor

 


José Mª Álvarez permite descargar gratis sus libros en su web. El escritor cartagenero asegura que le ha permitido compartir su carrera literaria con lectores de cualquier parte del mundo

Asegura José María Álvarez (Cartagena, 1942) que sigue dando forma a sus libros a mano o, como mucho, con una vieja máquina de escribir.

Y, a pesar de lo que han avanzado las nuevas tecnologías, afirma contundente que apenas sabe nada de Internet. Pero sí lo suficiente como para darse cuenta de que a través de la Red sus obras llegan a cualquier parte del mundo. Por eso no dudó en aceptar la propuesta de unos amigos que le motivaron a ´colgar´ la mayor parte de su obra en prosa y verso en la página web del escritor –www.josemaria-alvarez.com– para descargarla gratuitamente. También se pueden encontrar muchas de las traducciones que este poeta ha realizado de la obra de Kavafis, Shakespeare o Eliot.

«Mis obras están para que las pueda bajar cualquier persona en cualquier país del mundo». Y, de hecho, asegura el autor de Museo de cera –que no falta en la lista de descargas– que cientos de miles de lectores se han bajado sus novelas y poemarios en lugares a los que «una editorial, por muy buena que sea, no puede llegar».

Y eso lo dice un escritor cuya obra ha sido traducida a numerosos idiomas y que es uno de los más importantes del panorama literario español. Será esta la razón por la que muchos de los libros que están a disposición de los lectores en su web se pueden descargar en otros idiomas –De Tosigo Ardento, por ejemplo, se pueden encontrar las ediciones en ruso, inglés, italiano y francés–.

El éxito que ha encontrado Álvarez con esta iniciativa no era, sin embargo, lo que el escritor cartagenero andaba buscando. Porque lo que ha encontrado el autor en la Red es algo que va mucho más allá: la independencia. «Internet es la posibilidad de libertad que le queda a un escritor», afirma Álvarez, para quien en este mundo hay dos categorías de escritores. «Están los marginales, los prohibidos por el poder político que además no quieren estar bajo ese poder y, por otro lado, están los subvencionados por el poder». Por sus palabras, por su obra y por esa forma prudente y casi invisible con la que actúa y trabaja José María Álvarez pertenece sin duda a la primera categoría. «Un artista libre está sometido a la mordaza del poder que quiere callarlo y, la única forma que tengo para conseguir la libertad, es que mi obra llegue a todo el mundo y llega a través de Internet, porque cualquier lector se la puede bajar libremente».

A pesar de todas estas ventajas, los escritores, como los músicos, han expresado en muchas ocasiones el daño que les hacen las descargas por el dinero que pierden tanto ellos como la industria que les rodea. Pero esto tampoco parece preocuparle mucho a Álvarez, que asegura que un escritor de verdad no escribe «para ganar un duro; si se lo proporciona –explica– es estupendo, pero no es la razón por la que me siento a escribir». De hecho, lamenta el autor de El manuscrito de Palermo –finalista del Planeta– que hoy en día la mayoría de escritores sólo piensen en el dinero: «Por eso se está muriendo la literatura», concluye.

Un nuevo poemario
A pesar de esta nueva iniciativa, la obra literaria de José María Álvarez se puede encontrar también en librerías y páginas webs de venta de libros, porque a muchos les pasará lo que al propio autor, que reconoce que no puede vivir «sin un libro entre las manos». Este mismo año, Álvarez ha publicado LOS OBSCUROS LEOPARDOS DE LA LUNA (Renacimiento), un nuevo poemario que seguro que pronto estará también a disposición de los lectores en esta web en la que el escritor comparte con el mundo palabras y versos.


7 de diciembre de 2010
Por Ana Guardiola

José María Álvarez, poeta

Publicar un comentario

  © Blogger template Shush by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP