amor a la Poesía


   Qué complicado es para un poeta hablar de su propia poesía. Ser capaz de analizarse a sí mismo como poeta. No todo el mundo lo es.
Cuando uno empieza a "justificar" sus poemas, dar detalles aclaratorios sobre los mismos, hacer emerger su mensaje directamente a la superficie, en el mejor de los casos acaba diciendo tonterías y vanidades varias.
Luego, al tiempo, uno lee sus propias entrevistas y ya no se reconoce. Se siente ridículo en aquellas palabras que dijo aquel día lejano. Como si hubiera sido otra la persona que habló, otro el que quiso aquel día señalarse.
 Hay veces en que escuchas a un poeta -uno de esos poetas "consagrados", con decenas de premios en la buchaca- hablar sobre sus propios versos, con motivo de la publicación de algún nuevo poemario, y uno no logra entender nada, ni media palabra, de lo que el tipo en cuestión dice o quiere decir. Sus "explicaciones" son más complicadas aún que su poesía. Es como si quisiera hacerse notar, impresionarnos con su elocuencia innata y nada más. Que nos quede bien claro que su poesía es verdadera, de verdad, de verdad de la buena. Que ellos sí  "han sido elegidos". Se ponen tan "estupendos", tan transcendentes, que se diría que juegan a ser filósofos o intelectuales. Otros, en cambio, no se sabe si por ignorancia -hay quien no habla sencillamente porque no tiene nada que decir- o por hacerse también los interesantes (no desvelar el "misterio"), optan al fin por el silencio. No explican sus versos. Esa es su consigna: que cada uno, cada lector, los interprete a su manera. Y a ver quién es capaz de hallar la piedra filosofal o su vieja alquimia de oro.
Yo, en mi caso, no tengo problema al respecto. ¿Para qué? Juego con ventaja. No me complico la vida con fatuos teoremas ni hermenéuticas varias, que sólo sirven para liar más la cosa. En este territorio de la escritura poética sólo tengo una idea, un mensaje, una voz (soy monotemático, como dice mi viejo amigo Luismi): amor a la Poesía, a la propia poesía en sí. Que me perdonen. Así de simple. Ese es mi único lema.

Publicar un comentario

  © Blogger template Shush by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP