loca obsesión la mía


Creo que me he enamorado de Cecilia Bartoli, y ha sido escuchándola cantar música barroca. No la conocía, no, lo confieso. Que la he descubierto hará bien poco -cómo no, leyendo meses atrás los interesantísimos Diarios de don José Luis García Martín. 

Y tiene razón ahí en lo que dice Martín (como le gusta a él que le llamen): en la realidad no es tan guapa como la sacan en las fotos de los discos. Ya se sabe, hoy día, los maquilladores y fotógrafos de moda y belleza son auténticos artistas visionarios. Capaces de hacer que alguien no muy agraciado por los dioses en el caprichoso sorteo primigenio de la belleza luzca como hermoso a nuestros ojos atónitos.


Pero no es sólo su físico excesivo lo que me atrae. Yo creo que ni siquiera es guapa. Es..., como diría yo... ¿vamos a decir resultona? Tiene algo, sin más..., pero yo me he enamorado. Loca obsesión la mía, de aparente calma.



Vi un dvd suyo en Venecia, CECILIA BARTOLI A PORTRAIT, creo que se titula -en el que hablaba de su vida, acompañada de su madre, que es también su profesora personal y antigua mezzosoprano como ella por lo visto-, y me enamoré, por los conjuros de alguien. Es esa risa suya contagiosa a manos llenas que tiene. Excesiva, provocadora, que me sedujo al instante, sin parecerme bella. Artesanía mediterránea.

Y esa voz..., dioses, esa voz como de Otro Mundo. Consagrada al placer del Ocio del poeta. Alivio de nuestras fatigas. Renovada y embellecida la Voz de la Bartoli, entona un himno a Dioniso, dios del vino. Vino que pudiera beberse en abundancia de sus pechos. 

Me vuelve loco cuando la escucho cantar. Es su Voz la victoria en los Cuernos de Hattin. Por esa Voz fuera yo custodio de la vera cruz, henchido de soberbia. La imagino recostada conmigo en lujoso lecho, disfrutando de su alegría, antes de caer en la embriaguez o el sueño. Por romper el cerco.

 Cecilia Bartoli (Roma 1966) y su Voz, rio de las aguas de Oro

Publicar un comentario

  © Blogger template Shush by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP