La Vida Equivocada (selección personal)




«He perdido mi edad y mi vida.
¡Ojalá ésta hubiera pasado
en otro pueblo diferente, de los ya extinguidos!
Esos pueblos fueron hijos de la juventud del Tiempo,
y el Tiempo los alegró.
Nosotros ya lo hemos tomado decrépito»
-mutanabbi-.


*


LA ORIGINALIDAD INSPIRADA
(Capriccio Stravagante)

«J'ai prié le glaive rapide
d
e conquérir ma liberté,
et j'ai dit au poison perfide,
d
e secourir ma lâcheté.
Hélas! le poison et le glaive
m'ont pris en dédain et m'ont dit:
 Tu n'es pas digne qu'on t'enlève
a ton esclavage maudit»
-charles baudelaire-

Sensaciones inéditas,
como un corazón latiendo
en la palma de la mano.

Lo único puro y luminoso
que quedaba en la vida,
el único placer y todo
el saber del mundo.

Ser un hombre de excesos
cual soy,
abusar de todo,
la suerte o la desgracia
en su secreta equivalencia.

Y darme libremente a la Literatura,
abrazar sus irresistibles llamas
como un feliz desahogo
de feroces rencores.


*


EL ESFORZADO Y AZAROSO REGRESO DEL POETA

«...soy el veneno
que cura de la vida, un opio
de bruma que te acuna cuando bogas»
-miguel ángel velasco-.

Cuando es la hora del amanecer
y sonrío con amargura, cuando aún
de la embriaguez no he vuelto
y con presagios favorables
el ánimo a solas pacifico,

cuando suavemente corto los hilos,
agotado y vencido con el primer frío del alba,
en este extraño retorno de un hombre
que todo lo desea y con nada cuenta.

De dónde partí anoche,
qué juicios hirientes ajenos fueron
mi fatal desasosiego.
Han pasado las horas sin sentir,
como sombras que acaso no existieron;
sólo entonces una sagrada tregua
se declara, y aparece la verdad de todo.
Encubro flaquezas.
La vida enferma devuelve su temple enérgico,
y lo que fue presagio o antigua promesa
se engarza en el poema.
Sólo ahí entreveo felicidad.


*


LA VIDA EQUIVOCADA

“...acaso el tiempo
no le dará ocasión de escribir ya esas cosas
que todavía no ha escrito, de recobrar los días
perdidos para su obra, todos los poemas
que habría podido hacer sin gran trabajo”
-eloy sánchez rosillo-
 
Si alguna mañana despertaras
y sintieras atrás la vida equivocada,
como la siento yo ahora, lejana,
como he aprendido a sentirla
a fuerza de vivir.
La vida exigua de este hombre,
—desengañado ya de vanidades mundanas—
que viste la misma ropa que visto yo,
que lee una y otra vez los mismos viejos libros,
que ama la misma mujer
que amo yo.

La plata incipiente en las sienes,
la magia que no se consume,
el gesto embozado, la voz sentida.
Oh, tienta la vida equivocada,
duele la boca decirlo.
Por eso escribe.
Con el último oro del crepúsculo
hasta el último día insinuado,
el último estertor de su vida.
Con la noche silbante, sin memoria escribe.
Los últimos versos, los años gastados,
la savia en sus venas aterida.
Hierve en la sangre y escribe,
como un superviviente,
la muerte infame del mundo,
la vida equivocada.

 *



DANCE OF THE BLESSED SPIRITS

Acto seguido,
inesperado
tomar tu vientre, hacerlo mío,
acabar con él el día,
navegar
los cuatro ríos del paraíso.

Acuérdate de mí, que gusté de probar
tu excelencia como si fuera el más raro
y precioso de los amantes. Piedras
brillantes, sobrecogedor misterio el sentir
del paisaje de tu cuerpo. Ser un hombre
egoísta en el placer
—sumido en la inconsciencia—
desesperado de tenerte. No saber cuál sea ya
mi verdadero yo; si éste que te posee ensalzada
o el que ayer te amó
con la fragilidad
y la caducidad de las cosas.

Como esperan los barcos la marea alta,
ocultos en la noche, hasta por fin
yacer contigo,
sin tregua,
sometido.


 *


HOMBRE QUE CREE VER LO QUE NO VE

«No he hecho lo que los dioses detestan.
No he calumniado a un sirviente ante su señor.
No he causado dolor. No he provocado hambre.
No hice llorar. No he matado ni he mandado matar.
No arrebaté la leche de las bocas de los niños.
No privé a los rebaños de sus pastos.
¡Soy puro, puro, puro!»
-del libro de los muertos-

No borres de mí este amor, dulce hermana,
toma en tu seno a este pobre hombre perdido,
hazlo tuyo, pues no hay nadie que tenga ya
nada más que enseñarle, ni en ello halle siquiera
mayor ambición o intriga. Este hombre
que cree ver lo que no ve
para no quedarse dormido mientras vela.

Excavado en sueños el pecio
del navío romano cuyas ánforas
contuvieran el defrutum, dale de beber
ese elixir mágico que eleva el espíritu
y la voluntad fortalece. Su sabor
sólo refinados paladares sabrán apreciar.
Y arroja las gotas que caigan
de sus labios al fuego.

Mantén libre su alma, libre y capaz de juzgar
con libertad sobre las cosas.
Este hombre tan dado a descubrir
lo ya descubierto,
que ha hecho dentro de sí mismo
profesión epicúrea de fe.

Ahora que la vida
es una forma nueva de barbarie,
que triunfan sus intrigas más que la verdad,
presto a descifrar sus escritos secretos
entrégale en propiedad lo que la poesía
brindó a los Antiguos. Toda la sabiduría
y el discernimiento del mundo.
Pues suyo es el deseo de perpetuar
esta hora feliz y placentera.

Ahora que le está llamando, agostada,
la muerte desde una puerta secreta,
no dejes que su débil cuerpo
sea la ofrenda.
Ahora que por fin ya sabe
cómo gozar de su ser,
cómo ennoblecer su vida,
no dejes que se retire de ella
cual de la mesa un convidado ahíto.

 *



PLACER, FORTUNA Y LIBERTAD

«Así, yo rechacé deliberadamente un mundo
que me había rechazado a mí».
-jean genet-

Bucaneros borrachos se gastan fortunas,
oscuros burdeles y tabernas del muelle,
la suerte propicia en las costas de Tierra Firme.
De vino flojo más saludable que el agua
sostienen jarras de estaño con cabezas de Baco,
pipas de arcilla y cosas extrañas para tomar.

Sin problemas,
                   sin problemas.
Al ciego arrojo que sabía inspirar, esta vez las palabras
al sr. Morgan tornábansele invencibles:

Ah hermano fuego, no improvises el instinto de destruir,
en esta guarida de malditos no vaciles ni un momento,
para que con más ardor se batan haz 
como si se te hubiera hecho 
partícipe de sus secretos.  
Ahora que el mundo se interpone
entre nosotros y la nada, que tus métodos sean
golpear y saquear,
golpear y saquear,
que la palabra vida se quiebre en nuestros labios.

Y tú, hermano viento en lontananza, escucha los ritmos,
íntimos y misteriosos,
escucha los ritmos,
que innatas provisiones se hagan
de nuestras singladuras. Hombres que no deben nada al pasado
acuden en masa a la ciudad más perversa;
filibusteros y asesinos y putas, salvajes por hábito brindan
por el botín del mundo, refugio buscan
en la costa deshabitada, ante una Biblia
o un vaso de ron juran obediencia.
Yo soy el hombre
que todos habéis estado esperando, el diablo asesino,
el hijo más famoso de Port Royal,
el azote de los mares. Y mi enemigo,
el mundo entero.

Ah, indefensos galeones cargados de tesoros,
marfil y piedras preciosas de África, oro
del Nuevo Mundo, sedas y especias de la India.
         Al asalto tomad Panamá, raza de poetas,
con sólo treinta y ocho barcos y dos mil hombres.
¡Al asalto!
Ah, ciudades indefensas temblad, setecientos
barriles de pólvora para volar vuestras murallas.
¡Al asalto!
Raza de poetas y rebeldes, vuestra grande gloria
ha comenzado, olvidados y despreciados, haceos
con la bandera rival.
¡Al asalto!
Fuego de esta raza de proscritos,
llega la hora venturosa,
¡ah intrigantes,
temblad!


*


L’ESPRIT DE FINESSE

Exaltación prodigiosa del deseo
o bellos deleites de la vida privada
que con su abundancia
no han llegado nunca a empalagar,
en perpetuo festín y a tu voluntad entregado
con tal de que se me figure
con esplendidez tan feliz.
Una empresa diríase
de ilimitada belleza, vestales conmigo portadoras
de suerte, navegaciones del espíritu
en esto poco que me queda de vida.
Y qué mortuorio abismo
tu cuerpo, mujer, cuando con él aún
mi corazón se turba y a nado llega
hasta la orilla.
Ah ese poder de obrar
sobre mis pasiones, de mano maestra tratado,
a la desintegración de la inteligencia sobreviviendo,
deshecho en costosos regalos.
Fecundísimo manantial
de la misma materia perdurable, sublime placer deletéreo
para las horas más graves, sediento de aprender en ti
aunque crudelísima fuera la pena,
cuando toda la casa se puebla
densa de sexo y silencio.


*


LA CIUDAD INCENDIADA
(Un amor secreto, silencioso, suave)

¿Te han besado alguna vez
en la lluvia? ¿te han amado tanto?
Ceremonia sagrada, Amor.
De las honduras de tu espíritu
velando su ciencia.

Siente y piensa,
porque debiste de padecer y llorar,
mas el tiempo se cuidó de que tal cosa
no fuese en mengua si no pareciera objeto
de refinadas torturas o acaso
de las más delicadas atenciones.

Quién eres, mujer
o agradable espejismo esmaltado,
de dónde has venido hasta mí
que se me dio a contemplar este milagro,
de qué extraño mundo de runas
conservado puro como ironía del Azar,
hasta mí,
hasta quedar
saturada de amor, raptada,
envuelta en descollante velo.

De qué insondable noche estás hecha,
noche que quiso honrar al poeta
en el silencio y reserva con que llevó sus amores,
que supo adueñarse de su negro corazón;
como poseyendo todavía en tu dicha
la energía de lo nuevo, como si siendo mujer
no existieras.
Desde qué salvaje latido
sin medida alguna tomada, pasados los años
de prueba y de valor,
que no me es posible aún dejar
un solo día,
un solo momento de amarte.

 *



EL RECLUSO INTELECTUAL

Has de callar  ya lo sabes, trabajar a solas,
someterte en lo exterior, así permanezca siempre libre
tu fuero interno; procediendo con tanto acierto y energía
ser como los días en que habitabas con la permanencia
de la belleza en el recuerdo; descansadero de tu vida,
sagaz y exacto en tus juicios, como un huésped del poniente,
enojosos cargos de alguna manera saber sobrellevar.

O ser, como Petrarca y Erasmo, consejero de príncipes;
todo lo que la futilidad de un hombre ineducado
no pueda nunca contigo compartir; que extrañas visiones
mitológicas te sostengan o de ajados manuscritos
enfebrecida lectura cada noche hagas tuya.

Sé atrevido en tus empresas, nunca te avergüence si gustas
vivir mejor de lo que a tus ganancias corresponda; y ya después
de comer y beber sin tasa, ingeniosas palabras ofrece a los tuyos,
como un noble comensal que asistiera al espléndido banquete de Feacia.
                  
Que dos únicas emociones hagan turbar tu añoso corazón:
El amor hacia tu padre y hacia La Boétie; muertos ambos
repliégate sobre ti mismo, demuestra el temple de los sitiados
y acaricia el misterio del alma; que tu extraordinaria independencia
no constituya sino suculento placer para ti.

En una sima del Tiempo ha caído
la absoluta falta de sentido de la vida humana;
atrévete a plantar cara a ese vacío.


 *

 
LA MAR GRUESA DEL PASADO
 
Cómo podrías vivir, hombre perdido, 
febril de entusiasmo, empleando falaces excusas
cuando sólo horrible vesania conocieras a tu alrededor,
cuando atónito asistieses
a la caída del mundo 
—ni los extremos del orbe ya te acogieran—,
que sintieras seguro ansias de prenderle
fuego a la vida, al zumbido absurdo que es tu vida,
sin concesión alguna a las conveniencias.
            
Olvida a aquellos que midieron el Tiempo 
y situaron los acontecimientos; no se podía derramar 
su sangre pues horrendos males ello significaba,
quizá que entonces ya vieras claro tu designio,
huella indeleble, oropeles que magnificaron su victoria.

Ya no tenemos nada, amigo, nada excepto el pasado;
no tenemos presente ni futuro, sólo la mar gruesa
del pasado, que sucumbe ante lo imprevisto.
                                     Pero hay un momento flagrante 
de Luz en la noche 
que te salva, hombre perdido, 
un momento en que el poema llega 
hasta este hombre a quien el fiero deseo de poseerlo 
le acomete; su sonido lo trae 
la voz que vela su insomnio, 
de aquello que fue su cuerpo la herencia, 
de su alma la verdadera entraña. 
Camina entonces, amigo,
sobre los pasos enterrados de la Historia,
valiente como un león en la batalla,
¿no te recibirán acaso con honores?;
aguarda con el corazón henchido y golpea
sus inmensas puertas de bronce,
como aquel viejo hombre perdido
que ya traspuso antes que tú
el umbral de su vida equivocada.


*


LA MORGUE DEL MUNDO

«La poesía da al hombre
lo que le niega la historia»
-sir francis bacon-.

Había muertos y no había nada,
debajo de nosotros no había nada,
nada más que aire, dispersión de la luz
y nada más que aire, fría y silenciosa
indiferencia. No inquieras saber más.
Estaba servida la derrota,
extendida la palabra amarga,
la búsqueda deshabitada.
Ya no amábamos,
nuestros sentimientos no eran los mismos,
incapaces de reconocer nuestros errores
funestos augurios se cumplían.
Esta humanidad abatida, expulsada
de sus predios ancestrales, que bien podría
no haber existido, que fió su suerte a su astucia
y al paso del tiempo sosegó el revuelo;  
obligada en cada noche a narrar un cuento
como Shahrazad para librarse de su muerte;
nadando en manantiales de abyectas aguas,
acumulando absurdos tesoros de todo el orbe
conocido, joyas camafeos marfiles sedas preciosas.
Bárbaros contumaces, sin sentido alguno
de la permanencia, sin una necesidad de belleza
de verdad ni de discernimiento. Devastadores,
hostiles hacia lo que no entendían.
Negando
lo más importante,
lo único digno de estima,
lo único que hubiera
ennoblecido nuestra vida.

*


  
EL ORO MÁS ANTIGUO DE LA HUMANIDAD

«Oh, deja que mis libros sean mi elocuencia
y augures mudos del corazón, te hablen»
-william shakespeare-

Todo lo aprendí de aquel que vio hombres
más allá del desierto del Neguev, hombres que no sólo
despreciaban la muerte sino que la festejaban
y cuya manera de jurar era
tocar la tierra mirando al sol.
                  De alguien cuya amistad
solícitamente cuidé, quien soñó que volaba
sobre las nubes y daba la mano
al mismísimo Júpiter, todo me fue dado.
Junto a quien diseñó una ciudad
marcando en el suelo sus trazos con harina
me eduqué, si aun no siempre fueran dignos de elogio
los medios de que se sirviera.
                   De la suntuosidad y regalo en que vivió
todo lo deseé, permitiéndome el solaz de comprender
hasta la posición de los astros en el espacio.
O poniendo agitación y fuego en ensalzar
a aquel cuyo epitafio leí en Santa Croce de Florencia,
tanto nomini nullum par elogium.
      De aquél que desterrado por amar 
apasionadamente, cuando comenzó la boga de sus versos
fue pródigo y fue odiado y adorado a la vez
todo lo aprendí. 


*
 

ARCANO INDESCIFRABLE

Tan lejos, tan cerca, Amor,
pero tan fácil quererte, como quien puso su mano
sobre el brasero encendido para un sacrificio
seguro de no quemarse, y enardecido por excesos
que fueran cenizas de la festividad del dios.
        
Si dicen que nada noble se hace sin riesgo
y así teníase por cierto en la Antigüedad,
la prueba del buen sentido mejor nos sería
no habérnosla aprendido. Mi confidente, mi ángel tutelar,
así parecieren piadosa comedia las amenazas del Destino,
su visión sesgada, velada por puertas con celosía;
o en la misma morada de las Musas habitar
por ser campo para ello más abonado,
cumplidos los saludos, habiendo venido desde el Ática
cabalgando mi mesnada, durmiendo al raso en zanjas
o en tiendas ante el enemigo.
        
Tan lejos, tan cerca, Amor, o donde quisiera
más allá de Eubea y de la Argólide,
si aún pudiera apetecer a todas las distancias holgarte
y ser libre de volver tras el exilio, brillante corona
de esta vida equivocada y no merecerte, Amor,
y no merecerte.

*


ORACIÓN A LAS DIOSAS DE LA NOCHE

Mujer que dispone de poderes,
del arte de la memoria, mujer dotada
del don de la profecía, ya que siempre
me tienes a tu lado en estado de trance,
ya que es ése y no otro mi Sino,
déjame vivir contigo en las grutas
o cerca de las corrientes de agua,
compartir tus ajuares maravillosos,
esconder misterios en las obras de Arte,
que a la sombra del árbol de los vicios
tus armas pasaran a poder de mí.
                 
Ponme cara de mujer mala que sabe
lo que me place, mi refinada hetaira, mi sibila,
mi Pandora o mi Lilith, divinidad que mora
entre las ramas del sauce, grande es tu reputación
como adivina, si Efesto te modeló mezclando
barro y agua, alma y fuerza te diera Hermes.
Déjame decirte que siento
el deseo de no morir nunca, que este amor
que traigo por ti y su dolencia fatal son ancestros
de mi turbulenta estirpe; con sus encomiendas
y propiedades me abandonaré
a la veneración del mundo tangible,
pues es lo único que me queda, extrema virtud
en la que fiar mi salvación,
única empresa en estos siglos sombríos
por la que merecerá la pena seguir viviendo.


*


DANTE ALIGHIERI TOMA PARTE EN UNA EMBAJADA ENVIADA POR EL SEÑOR DE RABEAN A VENEZIA

Ahí vagas tú, hombre perdido,
a perpetuo destierro condenado,
vaga tu madurez serena y plácida
entre gentes que no conocen de tu Luz,
llama a tu puerta quebrada la Fortuna.

Vagar, vagar, vagar,
pero lejos de concedértela,
te la niegan, y no es sino vano y vacío el trato
de cortesanos y aprendices de poeta
que cada día frecuentan tu conversación.
Esta vida harto vulgar
y un mundo que a tus ojos agoniza, desabrida misión
tan inferior a ti, cuando ya por nada recibe
honda impresión tu ser.

Siembra y recoge, hombre perdido,
da patente de cinismo ganándote así el favor,
ahora que bien sabes que el mundo anda
por camino errado, solución callada y tenaz busca
a las amenazas con que se te conmina,
ahora que sólo en tu mente se yergue
aquella visión de mares de luz,
—que es el final de tu Comedia—,
aguarda épocas más maduras
en que sea digna de ti.
Como fue al regreso de tu misión
cuando cruzando envanecido las marismas costeras
de Venezia te sentiste atacado por la muerte,
tierra adentro creíste divisar la cúpula de Santa María,
la bellissima e famosissima figlia di Roma que nunca,
nunca en verdad volvería a ver el Desterrado.

Ahí vagas tú, hombre perdido,
con denuedo mas inútilmente,
donde la vida seguirá siendo madrastra para ti,
pasando al interior del fuego para regresar
a su mensaje originario,
virtuoso privilegiado,
ya erigieron tu estatua en el ágora.

Ensordecedor silencio de voces,  
eso es todo lo que el mundo
te dejó a deber en honra y sosiego. 

*



 FINIS CORONAT OPUS
(Variaciones sobre un tema de Jim Morrison)

«This is the end, beautiful friend.
This is the end, my only friend, the end.
It hurts to set you free
but you’ll never follow me
The end of laughter and soft lies.
The end of nights we tried to die.
This is the end».
-james douglas morrison-

Este es el fin, viejo amigo,
heroica derrota o revancha, sinfonía inacabada,
mi espejo ceremonial, el fin. De los excesos
que mediante argucias contravinieran las normas
en la edad de merecer, el fin.
                                      Incierta época la nuestra,
duele aún mostrarse comprensivo, pero es asimismo el fin
rudo y despiadado de la unión con dios.
                  Ni una palabra más, ni siquiera
el obligado acuse de recibo, ni voces de mando
ni tiernos recuerdos de seres queridos, como quien regresa
a los cultos antiguos, privado de patria, de fe y de amor,
has de callar y trabajar a solas, amigo, ya lo sabes,
reducido a silencio, a cenizas, tus anhelos renovarás
como un vástago esmerado, y un sentido purísimo
irá cerrando su cerco sobre ti, oro batido
que sellará tu Destino.
Todo lo que fuimos
todo lo perdimos, hasta el tinte indeleble
en los tejidos de la piel, como agua que resbala
y se escapa entre los dedos, sembrando ambigüedad y duda
nuestras proas hendieron lejanos mares, a la máxima libertad
abandonados, a velar con ella, el fin.

Ah escucha, amigo, escucha esa música,
caos primigenio, rito iniciático, danza formada
al tañido de la jácara, como la compacidad
de la piedra la nueva frontera
será tu vida.
Esa música que suena
sin romper la tensión del alma, Fatalidad abrumadora,
contará nuestros secretos, en un acto de entrega absoluta
dirá nuestros nombres, delirio extravagante
con el ruido y la sorpresa nos reunirá,
allí estará en el último momento
desnuda tomando su baño ritual como Betsabé,
nuestra vida ya ennoblecida.
Y ese será el fin, mi único amigo,
derriba ciudadelas enemigas, el fin,
fronteras hacia el interior, el fin.

Ya puedes descubrirte.


 *

 «La máscara se quita
y queda el hombre»
-lucrecio-



 LA VIDA EQUIVOCADA
Alfredo Rodríguez
ed. Devenir, Madrid 2008

Publicar un comentario

  © Blogger template Shush by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP