Salvar la vida con Álvarez (selección personal)



EL MITO DE LA ARCADIA

Todo lo que aún quedaba de Bello
Misteriosa silenciosamente
Estaba en los Libros

La antigua Literatura
Como un árbol injertado a la tierra
Que era tu vida

FUEGOADENTRO


La noche es oro viejo en tu corazón
Afuera lluvia
Fuego adentro
Oro viejo en tu corazón

Hace ya rato que duerme la mujer que amas
Envidias el silencio de su alma
Su paz

Leeré un poco
Le dijiste después de amarla
Y ahora un disco en el loudness –para que no despierte
John Coltrane and Johnny Hartman, New Jersey 1963
Y luego otro más suave aún de fondo
Larmes Oubliées, les plus beaux adagios méconnus

Eso y tender la mano a tu librería
Y tomar de ella ansioso ese libro que amas
El Escudo de Aquiles
Este viejo libro que ya nadie encuentra salvo con mucho amor
Lees en la dedicatoria

Y entre tanto esos Poemas
…E la belleza de la baia di Taormina  o
I can only say, there we have been
Se hacen droga dulce en el ocio de tu sangre

Ahora que la noche ya es
Líquido inflamable en tu pecho
Como si brazos y piernas te quemaran
Y la belleza rotunda de esos Poemas
Que se diría que sólo tú pareces comprender
Que sólo a ti parecen habérsete concedido gozar

Esa belleza inolvidable
Inmarcesible
Cima del mundo
Se hace muerte en llamas en tu corazón
Termina contigo quisieras
Arde en ti
Deshace tu mundo esta noche
Muere a solas en ti



LA BÚSQUEDA


Toda la vida buscando la Belleza
Y estaba tan cerca de ti
Como el vino
Y tú no la apreciabas
No la veías

Como el Placer en tu cuerpo
Te hace olvidar la Tristeza
Y desde dentro te calma
Corazón tan puro

EN LAS AGUAS DE LA BELLEZA

Quien ha contemplado la Belleza
deja su suerte en manos de la muerte
-A. Von Platten-Hellermünde-

Y quedarme aquí
Así como estoy ahora
Hundido en el fango
En el lodo de la Laguna
Inmóvil casi maniatado

Con lágrimas en los ojos besé su mano
Entrando en las Aguas de la Belleza

Cuál es tu nombre -me preguntó Shahrazad
No supe hablar
No supe responder

En mis manos un Libro
Un sembrado de perlas
De aquella lista de Libros que me envió Álvarez

Siempre pretendiendo llegar antes de tiempo
Y siento que aún es mucho lo que me queda por andar
Mucho aún por aprender

Oh mi Dueña
Dejadme entrar -supliqué una vez
Resbalar como sea y caer
En esa Belleza
En esa Locura
Levantarme y volver a caer

Si fuera preciso desechar
Las brasas de mi Destino
Que tanto me queman ahora

Como ahogarme al amanecer en sueños
Y ser transportado hasta su Palacio
Por rincones apartados del Arte
Hasta dar con Ella más allá
Hasta tocar las Aguas de la Belleza
Preso en ellas
Y no querer salir

Que nada más mi vida sea
Amar esa Belleza
Su único sentido la Cultura
Como lo mejor de lo que fuimos

Fundido ahora otra vez
En su tesoro estoy
Ya casi naciendo el día
Creyendo haber poseído
Haber entrado feliz
Al amanecer con Shahrazad
De su mano en las Aguas
De la Belleza




LA HIJA DE ZEUS
(La Más Hermosa Mujer Sobre La Tierra)

Haber podido contemplar desnuda una sola vez
La Belleza de Helena
Apenas esbozada
Cubriéndose con su larga melena
El rostro velado
El pecho desnudo

Como la contemplaron aquella última noche
Hombres ebrios
Como fue mostrada por el propio rey de Esparta
Igual que una ramera hitita

Y poder morir ya después en la batalla
Advertido de los dioses
Honrado por ello
No ser más que un simple soldado aqueo
Nada más
Cual soy
Uno más en la Expedición

Y no ser luego
Sino llamas de Troya


Y YO QUE PENSÉ
QUE MI VIDA SE HABÍA ESTANCADO

Era la Poíesis
El Arte atemporal
Rehabilitando el valor de las palabras
Invirtiendo el sentido

Y cómo mediante arcanas
Indescifrables leyes
Una palabra era enlazada a otras
En la mente alucinada del lector




LUCES NOCTURNAS

Con el vino me sale
Hacia afuera el alma




LA HERIDA


Cómo nos metimos en este embrollo
-preguntó un hombre asustado
Cómo fue que llegamos a esto

Dónde estuvo el punto de inflexión
Que partió el curso de nuestra historia
Dónde nos arrodillamos y obedecimos
Dónde abandonamos la Belleza
El gusto el placer el exceso
La Luz de la Vida la Verdad el Deseo

Cuándo dejamos de ser capaces de construir esa Belleza
Y nos ahogó por dentro el cieno

Y qué fue de nuestro amor por tantas cosas
No será eso acaso el dolor que tanto temimos

Una herida vive en mi recuerdo:
Cómo pudimos olvidarnos en nuestro viaje de Ellos
Y vivir sin Homero sin Virgilio sin Khayyam
Sin Li Po sin Tácito sin Montaigne
Sin Eliot sin Whitman sin Espríu sin Plath
Y sin Cernuda sin Aleixandre sin Borges
Sin Gil de Biedma sin Brines sin Álvarez
Sin tantos otros

O sin el placer atónito helado
El descubrimiento un día de un nuevo Libro
Un nuevo Poeta en los anaqueles
Que nos hiciera quemar la vida desde atrás
Unos versos escritos que nos abrasen el alma

Deja pasar los años
-contestó un hombre más sabio
Deja que sea esta vida como las piedras
Una herida oculta en la tierra
Y el mundo sólo azar

Y no preguntes nunca
Cómo nos metimos en este embrollo
Cómo llegamos a esto
A este vacío 
A este absurdo que somos




CUERPO DE ORO

Caballos blancos desbocados

El Rinaldo que cantó Farinelli la primera vez
Después de robárselo a Häendel

Seda
Satén
Terciopelo

La Belleza viciosa expuesta a la luz


PAIDEIA
            
El pequeño taller del Orfebre                                        
Labrando su Arte en plata en oro
Entregado día a día a la Belleza
Y pensando
Hasta dónde nos calará hoy la lluvia fina

Así el Poeta

Su acogedor cuarto de lectura
La orfebrería del Poema
Su generosidad olvidada de todos
Nunca tenida en cuenta ni valorada

Muriendo en vida
O lo que podría dar de sí
Ignorada de todos su Ciencia
Entregado día a día a la Obscuridad
Y pensando
No sabe el que enseña
Ni enseña el que sabe

Así el Poeta



LA RUPTURA

El Artista y la soledad de la creación
Tratando de escapar al verdugo
Y haciendo de su Obra
Lo mejor posible

Cercado por bárbaros de cualquier ideología
Como un condenado a muerte




UNA LUZ DE COMPRENSIÓN TOTAL

La luz de la cabecera de mi cama
Todo mi día tiende
Hacia ese instante mágico




MOZART ES TODO CUANTO DESEO SEGUIR ESCUCHANDO
MIENTRAS VIVA

El Esplendor
Como el Réquiem de Mozart

Extender a la vida
El orden alcanzado en el Arte
Pero sin destruirla

Vivir en un relámpago de oro

OH FORTUNA,
RESPONDE A LAS ESPERANZAS DE MI CORAZÓN

Algo mágico
Imperceptible
Que nos sigue desde niños
Y termina por alcanzarnos

Nuestro derecho al Placer
Nuestro derecho al Deseo




MI PROPIA VISIÓN DEL MUNDO

Hay espacios donde de pronto
Todo se revela

Como la luz cenital de Tácito
Y esa mirada suya impasible
Helada
Sin ninguna esperanza

Esa altura de visión del mundo
La elegancia personal

Esa luz de insobornable Desencanto
Que es el punto más alto de la Lucidez




CIUDADANOS DE LA POESÍA

La Literatura y el sueño
O la realidad
Todo es uno

Como la gran libertad de los piratas
El Artista pertenece a esta última raza

Viviendo sin apagar nunca en su corazón
La Llamada de la bandera negra con la calavera


 TODO ES UNO

Momentos como si fuesen
Una frontera desesperada
Las palabras explotan o se atascan
Cada verso es una victoria

Y entonces no distingues
Entre Arte y realidad

Y aceptas que los personajes de Shakespeare
Resultan ser más interesantes
Que la mayor parte de la gente que conoces




ESTUDIO DE LAS MENINAS

El viejo Maestro de maestros
Vistiendo las imágenes
Con un quietísimo encanto

Como hace la memoria cuando evoca 

Hasta tocar con sus pinceles
La Locura del Sueño
Hasta fijar el punto más alto
Del Encantamiento

Nadie llegó jamás tan lejos




CIUDADES FRONTERA

Todo lo que usted desee
Y a la hora que sea 

Pero lo más asombroso
Espléndido
Era la Noche
Corrupta y bella

Se sentía algo
Un no sé qué
Algo inefable

Entendí lo que debía haber
En la piel de Cleopatra




YA HACE AÑOS QUE NO TOCO PUERTO

Una bandera que ha navegado
Por todos los mares
Que al menos en esta casa
El Sur no haya sido vencido

Continuamente releyendo
Libros preferidos
Círculos que recorro una y otra vez
Y que siempre me dan más
Mi Museo particular de lecturas

El Esplendor Perdido

Banderas que no se arrían al anochecer
En los barcos que navegan


DESLUMBRAMIENTO A LAS PUERTAS DE ISTANBUL

Nada más llegar
Fuiste abandonándote a Ella
Así te fascinara desde el primer momento
Y para siempre

La ciudad vieja
Como una mujer que cada día fuera
Más bella más sabia más puta
Fue apareciendo a lo lejos
Como una joya suspendida
En polvo de oro

La mujer más bella del mundo
Se desnudaba ante tus ojos
Con toda su sabiduría

Un hombre no debe pedir más

Fuiste feliz
Radiantemente feliz
Y fue para siempre




TEATRO EN EL TEATRO

Recuerda El Sueño de una Noche de Verano
La más delicada tela de araña cuajada de rocío
Su primera representación
En el palacio del conde Southampton

Los invitados tomando parte como actores
Muy vinculados entre sí
Como los personajes
Con ambiguas relaciones

Recuerda luego al calor del vino
El juego de los disfraces
El infinito divertimento de cambios 
Ese cortejo ambiguo y maravilloso
Teatro en el Teatro

Y piensa
Debió ser fabuloso
Una noche consagrada al lujo y a la imaginación

Una fiesta de verdad




AMANECÍA Y SHAHRAZAD GUARDÓ SILENCIO
  
In memoriam
Jorge Luis Borges

Quienes leyeron el Libro que nunca se termina de leer
Y tuvieron entre sus manos La Versión
La más antigua y venerable versión
La del maestro Galland

Que rinde el tributo más espléndido
Al orgullo a la omnipotencia del Arte
Al punto más alto de su inteligencia
De su capacidad de Belleza
Como nunca en libro alguno se rindió

Y que entendieron la Historia
Su producto más lujoso
Como si de un bellísimo grabado se tratara
La culminación de la especie
Y el espejo de su Gloria

Aquellos que se sintieron ungidos para siempre
Y pudieron asimismo verlo todo con más claridad
Como tras visitar en el tiempo Delfos
La antigua Alejandría
Caria o Halicarnaso

Que su Arte les proporcionó placer
Su Lectura un mayor conocimiento de sí mismos
Y la Poesía les enseñó a bien vivir y a bien morir

Quienes leyeron aquella Versión
La más antigua y venerable versión
…conocieron la Felicidad y el Asombro




CUANDO TUS OJOS YA NO JUZGUEN
SINO SÓLO CONTEMPLEN

Será el último estado

Casi rondando la Perfección
A la cual nunca llegaremos

Contemplar tu vida
Como contemplas un paisaje

Que al fin y al cabo la vida
No deja de ser un paisaje
Más o menos desolado




TOCAR LAS PUERTAS DEL ESPLENDOR

La Cultura que rescatas cada día
Leyendo
Viviendo

Lo único que pueda tener de interés tu vida
Que no sean olvidados sus Libros

Y entonces el Viaje más largo
La Aventura en el pasillo de tu casa

Como si no hubiera separación
Entre el mundo soñado y el mundo real

Y todo fuera Uno




HE ESCRITO COMO TENÍA QUE HACERLO
 
¿No es más que esto el hombre?
-W. Shakespeare-

Oh Mundo
¿Volverías a aceptarme otra vez?
¿Abandonarías tus envidias
Tus maquinaciones palaciegas?
¿Dejarías que se posara en mi corazón
La lluvia de plata?
¿Que desnudara mis ojos en la albada?

Siempre esperando a que alguien muera
Para decir lo importante que ha sido

¿Serías viento y oro por mí otra vez?
Recorriendo como Vitelio
Las salas vacías de un palacio vencido
Del que todos han huido
Y emular la dignidad de su muerte

Yo sería el Inmortal Desterrado
Y el Príncipe de Xian Zong sería mi mecenas
Exiliado a las Montañas
Bebería vino al claro de Luna
Recordando
El Esplendor Perdido


LA VERDADERA OBRA POÉTICA


En el principio de todo estuvo el buen Poeta
Superior a maestros y críticos
La medida exacta del sentir humano
La Belleza y la elocuencia
La intuición directa más libre para percibir
Nobleza y perfección de espíritu

Controlar su cuerpo era facultad del alma
Y como prueba de ello
Su capacidad prodigiosa para improvisar
La delgada línea que le unía con el mundo del espíritu

Luego apareció el mal poeta
El poeta mediocre y pedante
Siguiendo servilmente la tradición
Confiando sólo en su oficio
Lo que todo el mundo podía fácil aprender




LA CASA DE PÍNDARO

Saqueamos y destruimos Tebas
Todo fue asolado a nuestro paso
Y como esclavos vendimos
A quienes se rindieron

La muerte se paseó por allí ufana
Como una perra rabiosa
Allanando montes
Elevando llanuras
Harapos y jirones colgaron
Donde una vez hubo vida

Pero al llegar a la casa
Del más grande Poeta de todos los tiempos
Como fue ordenado por Alejandro
Pasamos de largo
La respetamos

Cien años atrás en la Historia
-así nos contaron
Soldados venidos de Esparta
También debieron haber pasado allí de largo
Dejando escrito en sus paredes
No queméis la casa de Píndaro




LAS PALABRAS QUE SE ESCUCHAN ANTE EL SILENCIO
Debéis dar una tregua a vuestro dolor.
No hay noche tan larga
que no encuentre el día
-W. Shakespeare-

Somos como barcos que se hunden

Para qué hemos vivido la vida
Dónde perdimos lo que había
En nuestros ojos de niños

Los días vividos han pasado por encima
De los que nos quedan por vivir

Y pronto seremos
Como barcos que se hunden


EXPRESIÓN DE LA MENTE

Oh viejo y amado Cuerpo
Tu lengua habla ahora por mí
Hemos dado ya juntos con nuestros huesos en tantos sitios
Y fue tan sincero el amor que nos profesamos
Nunca un mal gesto
Una mala palabra entre nosotros

Jamás me fallaste
Me diste placer cuando debías dármelo
Y supiste dárselo asimismo a otros cuerpos
Vencidos como tú por el deseo

Bebimos juntos cuanto hubo para beber
Recuerda cuando estabas solo y abrías
Una botella de vino de la tierra de Cádiz
Entonces te dejabas ir

Visitamos ciudades
Que todo hombre de bien debiera visitar
Antes del final de sus días
Y en ellas pude entenderlo todo

Oh viejo y alegre Cuerpo
Nos hemos acostumbrado ya el uno al otro
Y no sabríamos ahora vivir separados

Tus manos me ayudaron a escribir
En tantas noches que fueron fuego
Plasmándolo todo
Entregado también conmigo a la libertad del Arte
Tus ojos me hicieron leer subyugado
Libros malditos
Prohibidos

A tus oídos atentos llegó
Que en la Antigua Grecia
La Cultura era como el aire que se respiraba

Y tu corazón se sinceró para mí
Me enseñó a amar con gran dolor
Antes que nada
La Vida




FRAGMENTOS DE EPICURO

No temáis jamás rencores
Ni venganza alguna de los dioses

Y que vuestra osada finalidad se haga
Idioma universal

La búsqueda del Placer
La máxima Felicidad posible




EL DESEO  INQUIETO
(Esta magnífica lejanía, diáfana y a la vez  misteriosa)

Lo que el Amor da
Y lo que el Amor quita

Hemos dejado sin querer
Que pasaran días
Semanas incluso
Sin volver a hacerlo


TERZE RIME
(Cartas y Poemas de Verónica Franco)

A la Sereníssima,
 la Ciudad más hermosa del mundo,
que me acogió como a uno de sus hijos

Recordad cuando los días fueron siempre una fiesta
Llevándose al alba nuestro corazón
La Ciudad de la Laguna como una línea de oro
A cambio de nuestras vidas

Tantos placeres refinados
Como copas nos fueron servidas del mejor vino
Ambrosía más dulce que la miel
Nos dio juventud e inmortalidad

Si pudiéramos rescatarlos del destino de la Historia
Y revivir ahora el Mito

Oh ardientes pensamientos
A qué venís a mí sinuosos
Cuando no hemos de buscar ya paraísos
Sólo contemplar el bronce del crepúsculo
Los colores difusos de Il Canaletto en El río de los Mendigos
El aire como envuelto en oro

No es seguro que vivamos otra vida así
Entretenidas y estimuladas
Las mujeres más bellas de la Tierra fuimos

Ojalá haber sabido de antemano que era cierta la Muerte
Detrás de su mano que temblaba al azar

Si pagamos un alto precio fue sumo el placer
O su final tempestuoso
Cuán noble sublime tesoro
El desfile en el Río della Sensa
La música
Las danzas
Las lecturas
Sin ningún tipo de recato

Y una muy
Muy sofisticada clientela




EL SIN NOMBRE

Era
El Sexo
Arte Sagrado
Viejo Cantar de los Cantares
Alquimia del veneno de nuestra Vida
Testamento de la existencia del Mundo




EL SILBIDO DE LAS MUSAS AL OÍDO
(o De Cómo Debe Uno Dejar Que La Vida Le Sorprenda)

No es tuya tu Vida si aún no es Noche

Y no empieza la Vida
Si no muere ese aciago día
Que atenaza el cuerpo sobrio

Hasta bien entrada la Noche
En que venís a prenderme
Que es cuando brilla en los ojos
La luz de Inteligencia

Y siguen los Versos el curso
Que les habéis dado

La infinitud de los Poemas
La inmensidad de la Noche




EL SECRETO NOMBRE QUE EN TI LLEVA LA MUERTE

La Vida nos está siguiendo de cerca
Hasta justo morir

No necesitamos un dios
Ni una promesa
Para gozarla


ALL ABOUT SEX

Carne caliente
Amada en los labios
Hiriente desnuda

Calma ahora mi cuerpo
Dale el sentido a mi Vida




NOBILIS GAIUS MAECENAS

Te preguntas quizá por qué te protegí
Por qué quise darte joven Horacio
Todos los lujos posibles

Estaba seguro de que prosperarías
Serías puente al fin entre los dos Mundos

Ahora que los barcos romanos esperan
Y tus Odas endulzan mi vida esta noche
Consciente soy de tu Grandeza




MANUSCRITO DE LOS VIAJES DE ENEAS

Y así cuentan que regresabas de un viaje por el Oriente
Y que la ira de Juno volvióse contra ti
Que asimismo llevabas contigo el Manuscrito
En que habrías de fijar el Mito para siempre
Las profecías e interpretaciones
El futuro y grandeza de Roma

Acabar con las últimas correcciones
Habría sido tu empeño en ese viaje
Cuando la muerte te sorprendió en Brindisi

Sabías perfectamente que sería descubierto
Nos adoctrinaste
Fundiste en ti la Historia
Mientras tejías páginas y páginas inigualables

No me atreví a decir palabra después de leerlo
El verdadero Verbo  -sólo salió de mis labios
Así me gustaba entonces llamarlo

Cuentan también que justo antes de morir
Murmuraste algo
Pediste que fuera quemado
Por considerarlo imperfecto
Oh viejo Maestro
Cuando lo supe sentí un secreto odio hacia ti
Tú sabes bien que en aquel instante
No podías ya decir nada sensato

Alfredo Rodríguez y José María Álvarez, Venezia abril 2005

DIARIO DE VENEZIA
(1º De Abril De 2005)

Otro día aún más azul que el de ayer
La luz encalmada
Venezia que huele a mar abierto
Pasando al otro lado
Entre los brotes de nuestra vida

Y es hacia las diez y media la cita
Junto a La Torre del Reloj
Desplegamos el plano
Al instante fotografiado

Hoy el paseo será hacia el Dorsoduro
Y los nervios en el estómago
Que apenas disimulan

Caminar delante contigo
Viejo Poeta Álvarez 
-y con la mujer que ahora amo
Hasta este lugar fuera del mundo

Que se quede atrás la vida
Y todo cuanto ella arrastró consigo
Que no espere ya nada de mí
No más disfraces
No más negros lamentos

Oh vieja vida equivocada
Adonde quiera que miremos sólo gozar
Ni sentir el tiempo siquiera pasar raudo en la piel
Como ausentes en la Fiesta
Como llega la muerte
Libre
Sin contar con ella

Y dejándonos guiar por este paisaje adormecido
De silencios en el aire
De palacios de oro

Hasta pasar al otro lado

Sólo mirar
Hacia donde el Poeta mire
Sólo amar
Aquello que el Poeta ame




EN UNA ISLA TRANQUILA AL SUR

Besarte
Como se besaban
En las primeras películas a color

Y firmar luego con nombre falso en los hoteles




EL MUNDO SECRETO DE LA POESÍA

Esa interminable meditación personal
Con el propio yo
Como rescoldo al fin
De un tiempo ya pasado

El prestigio y el respeto social
De que gozaba y que le era debido

Lo que no habría tenido nunca en vida

Quién lo hubiera dicho
Que lo hubiera sentido
La plena madurez del Poeta
Y su mundo secreto

Pulsando la lira en el alma
Del estremecimiento




NOCHE SUSPENDIDA SOBRE FLORENCIA

La noche aquella
Felices
Escondidas las ansias
Felices

Alcanzando casi a ver a Marcello
A Corelli a Pergolesi
Cuando son los ojos del interior
Los que mejor ven

Dichosos aquella última noche
En Chiesa Santa Maria de’Ricci
Oh aquella noche suspendida sobre Florencia
Quedando tan lejos el mundo atrás

La Música más grande vivida en mí
 -me decías al oído
Y aquellas notas dolces
Impresas en la memoria
Transformándonos la expresión de la cara

La palabra no pronunciada
Que es cielo de piel suave
Los dolores más íntimos y el corazón cansado

Oh recuerdos
Excesos del tacto
Ternura de las horas
Caminantes de todo un día atrás
Un mundo atrás
Mariposa nocturna posada en el alma
Esplendor sin máscara

Y poder terminar ahora
Misterio de la muerte
Vida suspendida al fin
Aquella última noche sobre Florencia
Felices para siempre 


YA NO QUEDA NADA SOBRE LO QUE ESCRIBIR

En busca de palabras me encuentro

Qué importa ya
Haber nacido para escribir

Estos
Ojos
Cansados

Este
Mar
Embravecido

En que la vida nos pesa



MANUAL DE EXPLORADORES
(Lectura De La Consumación)

Lo que estaba escrito en sus Libros
Cuando por vez primera
Con ellos te emocionaste

Lo que sólo tú supiste entrever
Supiste apreciar

El oro de los tigres que nadie
En esta tierra maldita
Podrá arrebatarte

Has intentado alguna vez
Borrar de ti sus versos
Pero tu corazón se encamina
Una y otra vez hacia ellos

MEDITACIONES DE MARCO AURELIO

Largas noches de invierno
Deambulando solo
Como un fantasma
Atravesando largos corredores de palacio

Cuando no te es fácil conciliar el sueño
Cuando bien sabes que servir significa amar
Y el alma permanece
Extrañamente encendida

Cómo pesa en ti esta vida
El sesgo de los años
La degeneración cultural se ha hecho costumbre
El polvo del tiempo abandono de los clásicos

Mentir al populacho para tenerlo contento
Mintiendo así a tu tristeza
Recuperar la gloria del pasado
Las Obras Griegas dirán nuestra Verdad

Quemar en los bosques azules del Lazio
El final de esta larga agonía




TROBAR

Lo que me pesa
Lo que le faltó a mi vida
Muchas son las cosas que me sorprendieron

Oh escribir con paciencia una de ellas
A la mesma manera en que lo hiciese
El trovador más antiguo
Aquél que compusiera sus versos en provenzal

La mujer un ser supremo
El amante un vasallo
Y la Poesía para ser escuchada
En algún lugar del mundo antiguo
Por mor del canto de los juglares

Ser capaz de trobar aquella pasión
Adorar el orgullo de la dama amada

Lo que le faltó a mi vida sí
Y tanto que me pesa
Olvidar a aquellos que no escuchan
Todo el placer y el dolor que supone amar




EL PLACER DE DORIAN GRAY

Para qué voy a dejar de beber
Si este barco ya ha zarpado
…y tú no me reconociste

Si me amases de verdad Muerte
Si fuera así
-como yo alguna vez llegué a creer
Esperarías un día más
Lo harías por mí
Tendrías paciencia
Sólo un día más por mí
Me harías ese favor
Sería mi placer

Hace un rato me lo estabas contando todo
Y yo amargo te escuchaba
Que viajé con ella hasta las Puertas de la Noche
Que bebimos abundante vino
Y luego tomé su cuerpo

Yo reconozco como mía toda la culpa
Y estoy loco
Debo estar loco para hablar así
Pero no habíamos hablado de morir
-nadie lo había mencionado en ningún momento
Y me asombras cuando dices
Que ya no queda apenas tiempo para el placer

Media hora es poco
Sólo un día más para amar
No haría mal a nadie

Ahora dame la llave Amiga Muerte
Tú sabes bien que el placer
Es adorar a alguien


LA PIEL DEL LEÓN DE NEMEA

Tres noches de Amor recorriendo
Las regiones de la Hélade

Hasta pasar la Luz

Para insistir en aquello que decía el Poeta
Que sólo tras el desorden de los sentidos
Es posible la Armonía

Esa belleza turbadora
A la que nunca quisiéramos ver
Injuriada por el tiempo




LA MÁSCARA FUNERARIA DE AGAMENÓN

La barba para la edad avanzada
Los ojos cerrados
En el sueño de la Muerte

La viajera solitaria
La puta
La Mujer a la que nadie en verdad ama

Ni aun quien la busca




CORAL VIVO DE FUEGO
 
Sentir
Como decía el Poeta que sentía
La cornada de la Poesía en la obscuridad
No es cosa pequeña Amigo mío

Y ese espanto en el alma
Ese vértigo en los ojos
Al recitar
Que sé que jamás dominaré

…ese horror vacui

Como bucear desnudo y rozar
Coral Vivo de Fuego con la piel
En los fondos marinos

Como calambres de oro en el estómago

Como volver al mundo
Después de haberlo perdido




EL TORO DE CRETA Y LAS YEGUAS DE DIOMEDES
(Lecciones de Amor)

Ahí está mi Mujer de Loto
Podéis todos admirarla
La más bella entre las mortales
Como Isíade la del dulce aliento

Yo antes oraba en los templos igual que Marco Argentario
Dormía un sueño perfumado de guirnaldas
Hasta que vi que todo cuanto a Ella rodeaba
Era sagrado

Entonces necesité besarla para endulzar mi lengua
Y decirle
Yo te desposo
Tú me desposas
Utilizar nuestro cuerpo para el Amor

Tal vez diría ahora que era mi reina
Yo la perdí
Yo la encontré
Todo era por Ella convertido en Espíritu puro

Ahora como un demente
Adoro todo cuanto en Ella veo




LUNA NUEVA EN LOS JARDINES DE VILLA GRACIA

No recordaba ahora maestro
Esa fotografía
Quizá fue que pasó mucho tiempo
O quizá es que
Como usted bien decía en aquel viejo verso
La vida se lo fue comiendo todo
-lentamente añadiría

Cruzábamos el Puente de la Academia
Usted me hablaba de Paul Morand
Su “Venezias” es sin duda
el mejor libro escrito sobre esta ciudad 

Cuando yo como siempre en estos casos
Era todo oídos
Trataba de impregnarme al máximo

Y la Noche que llegó
Hubiera deseado que fuera interminable

Alfredo Rodríguez y José María Álvarez, Venezia 2005

EL ANFITRIÓN INVISIBLE
 
Yo sé
Que nada es puro Azar
Que todo está en nosotros
Desde el principio

Yo sé decir
Toma de la vida
Sólo lo Puro
Y para vivir
Sólo lo Necesario

Yo sé cuando voy a morir
Sé que esta noche
No será la Noche
En que haya de morir

Aunque no estén ocultas las estrellas




EL HOPO DE CRINES COMO FUEGO AL VIENTO
(sobre el yelmo de Héctor)

Cuando la noche primigenia
Interminable
Le traía a Melpómene
Coronada de diadema
Y calzada de coturnos -para parecer más alta  

A inspirar su tragedia

Cuando las imágenes trascendían
La desolación de sus sentidos
El Poeta recuperaba
El viejo don de la palabra

Era entonces suya la hora
De quemar barcos y puentes
                  
Hasta él penetraba La Melodiosa
El lenguaje que no había sido apartado
Ricamente vestida
Grave el continente
Severa la mirada

Caía sobre él
Desconcertado al portar
-ah sorprendentes sentidos
En la mano una máscara
En la otra un puñal ensangrentado

Cuando eso sucedía
Ese tránsito lunar en su viejo corazón
Y el universo entero era captado
Desvelado
Rememorado

Comenzaba con Ella
Oh hermosa madre de las sirenas
Su travesía al paraíso ignorado
A sus insólitas dependencias


 HOMBRE ASTUTO QUE ERRÓ LARGO TIEMPO
(Que Vio Tantos Pueblos Y De Ellos Su Espíritu Supo)
 
Playa Libre
Libres nuestros pasos
Nos han traído hasta esta playa solitaria
Después de largo andar y como héroes antiguos

Luego de besarnos
Como quien no quiere la cosa
Nos hemos desvestido por completo
Y hemos entrado en el silencio
De esta mar serena
Desnudos

La sensación caliente
Agradable de las aguas
En la piel entera de nuestros cuerpos

Inefable
Inigualable
Allí dentro mismo
Nos hemos amado




EL HOMBRE QUE LLEVABA MÚSICA EN EL ALMA

Nuevas de amor traía
Aquél que en su alma Música llevaba
Aquél que resolvió su vida
Con el ingenio de la palabra

El que erró equivocado
Inventando para ello el verso blanco

Dónde están ahora aquellos que le hicieron errar
El oro ciego de la vida
El séquito que no fue
Ni frío ni sofisticado
Dónde están las gabarras
Caídas en desuso por las orillas del río

El Tiempo fue molido
Enflaquecido
Para aquél que deseó como nadie
Asirse al mundo

Y nuevas de amor dicen que portaba
Fuego en la sangre cambiante de Heráclito -se diría
Que no es tan negra la noche
Para aquél que en su alma
Música antigua llevaba

Ese hombre de memoria esclarecida
De injusta baja
Autoestima
Que nunca se tomaba las cosas muy en serio
Que ingenuo equivocó su vida

…ese hombre que no era
Otro hombre que yo


SALVAR LA VIDA CON ÁLVAREZ
Alfredo Rodríguez
Garrasi-Pamplona, 2006

Publicar un comentario

  © Blogger template Shush by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP