Europa, Europa



El problema de fondo es que ya nadie cree en nadie. Ya nadie se cree la poesía de nadie
Y todo porque hay demasiados poetas, inabarcable la maraña absurda de libros de poemas. 
Y todo porque hemos abusado en exceso de Ella. Hemos perdido la Gracia. Hemos perdido el Mito.  El Don. Cualquiera se cree habilitado para publicar poesía. Impunemente. Y eso no puede ser. No es factible.

Vivimos obsesionados, los poetas de hoy, con querer publicar a toda costa cuanto antes todo lo que escribimos, todo lo que sale de nuestros escritorios. Olvidamos que los poemas deben reposar un tiempo, un buen tiempo, antes de lanzarlos al abismo sin retorno de la publicación, donde ya no hay vuelta atrás; y luego pasa lo que pasa, claro: que uno reniega de sus primeros poemas, de sus primeros libros, no quiere que aparezcan ya en su nueva bio-bibliografía. Uno ya no se atreve ni siquiera a abrir por ninguna página sus primeros libros, ni incluso, en algún caso, su último o penúltimo libro publicado. Se le cae de las manos. Se le caen las gónadas al suelo.
La poesía debe superar una prueba muy dura: la prueba del Tiempo. Los almanaques y profecías del Tiempo. El Tiempo es muy sabio, más que si fuera la Providencia. Ha de decir si ese poema o poemario, si ese libro, que un lejano día vio la luz, debe resistir, tiene que subsistir. 
Hay que romper mucho. Y no estamos dispuestos a romper nada. ¿Nos creemos acaso genios? No somos genios. Ya no existen los genios. No todo lo que escribimos en un papel es poesía digna de ser leída ante nadie, ni siquiera por nosotros mismos, que somos nuestros mejores lectores. Porque uno es el primer y mejor lector de sus poemas. Pero un poeta no puede ni debe engañarse a sí mismo. Porque luego pasa lo que pasa: que uno se avergüenza de los libros que ha ido publicando en el tiempo. Y todo por precipitarse, por  esa maldita ansiedad en querer publicarlos. La ansiedad y las prisas son muy malas consejeras en poesía. Mira que a mí me lo dicen todos los editores que tienen que "sufrirme". Y yo nunca les hago caso. Y así me luce luego el pelo, claro...
Cuando uno escribe poesía ha de escribir pensando en el futuro. No sólo teniendo en cuenta al potencial lector del presente, sino sobre todo y por encima de todo vislumbrando, presagiando a ese posible lector futuro y desconocido.

Ahí está Julio Martínez Mesanza, un poeta que escribe para el futuro. Los lectores potenciales de poesía (si es que los medios y los poderes fácticos no acaban con Ella antes) de dentro de veinte, cuarenta, sesenta años -por no ir más lejos- gozarán, seguro, con los poemas de Julio Martínez Mesanza, se seguirán emocionando con ellos.  ¿Y por qué? Pues porque están escritos desde la eternidad de la causa de la Poesía, desde los más remotos confines de la vida de poeta. 

Esos poemas de Julio se han escorado, han burlado al Tiempo. A ese malsano tiempo presente, lleno de peligros y diatribas que hay que saber driblar. Esos versos suyos, de tanta altura literaria,  con esa inconmensurable belleza, serán poesía siempre, así pasen cien años. Nadie apartará la vista de ellos. Nadie podrá sentirse nunca avergonzado al leerlos.

Hay un libro, en concreto, de Julio Martínez Mesanza, un libro magnífico titulado EUROPA, que a mí me apasiona especialmente. Cura mis heridas y mis dolores cuando lo vuelvo a tomar de noche entre mis manos. Es como un cofrecillo de obsidiana que, al abrirlo, suena con música de Marini, de Marais o de Dowland, y me ofrece un pequeño espejo. Un espejo, también de obsidiana, en el que se refleja, nítida y palpable, mi alma. La domus speciosa de mi alma, donde todo fuera lo más escogido y excelente.



NO TENGO NADA DEL PONIENTE AL ORTO


No tengo nada del poniente al orto,
salvo la sensación de estar vencido.
Signos sin interés y vanos gestos
encarnan mi esperanza. Bien conozco
que el tiempo más hermoso ya ha pasado.
Dejaré de creer en las victorias:
ya no hay sangre que llene nuestro orgullo
ni magia con la espada que deslumbre 
ni fragmento confuso que obsesione
ni anillo conyugal que calme el ansia.
Sombra seré o soldado de fortuna.

***

EXALTACIÓN DEL RITO


Quien no comprende la razón del rito,
quien no comprende majestad y gesto
nunca conocerá la humana altura,
su vano dios será la contingencia.
Quien las formas degrada y luego entrega
simulacros neutrales a las gentes,
para ganarse fama de hombre libre,
no tiene dios ni patria ni costumbre.

***

NUNCA HE VISTO GOZOSA A LA DISCORDIA


Nunca he visto gozosa a la discordia.
No conozco el olor que tiene el campo
después de la batalla. Nunca he visto
caballos sin jinete entre las picas
vagar y entre los muertos. No conozco
la voluntad de ser invulnerable
ni el estupor que nace con la herida.

***

EN ESPARTA DESPUÉS DE LEUCTRA TRISTE


En Esparta después de Leuctra triste
esconderme no pude. La mirada
del valor descubría mi miseria.
Yo abandoné mi escudo en Leuctra triste.
Me desprecian las madres y los viejos.
Yo abandoné mi escudo. Soy el triste.
Aunque me beses y cantemos juntos
y con valor poemas de Tirteo
nada seré, ni el humo, ni la nada
del cadáver no ha sido en Leuctra triste.


***

EGISTO


Aquel que no merece luz ni casa,
que antes de haber nacido ya ha pecado.
Aquel que miente y sobrevive en vela,
que ama a la esposa del mejor guerrero.
El triste. Aquel que no es feliz ni hermoso.
Aquel que usurpa, Egisto, aquél, la sombra.

***

DESPUÉS DE HATTIN


Yo en el lejano Krak, tú en Antioquía:
las tropas del sultán talan las tierras
y todos los caminos han cerrado.
Para nada me sirve mi armadura
si la vida me niega tu presencia
y sé que inútil es mi cobardía.
Leo a Pablo en la noche de la angustia:
me pregunto si alguna vez fui digno
o si ensucio las armas y los nombres,
si soy más que temor y tiempo vano.
Me pregunto que impide que esta noche
sea la espada mi perdón eterno
y la cota de mallas mi mortaja.

***



TAMBIÉN MUEREN CABALLOS EN COMBATE


También mueren caballos en combate,
y lo hacen lentamente, pues reciben
flechazos imprecisos. Se desangran
con un noble y callado sufrimiento.
De sus ojos inmóviles se adueña
una distante y superior mirada,
y sus oídos sufren la agonía
furiosa y desmedida de los hombres.


De EUROPA, 
Julio Martínez Mesanza, 
ed. Renacimiento, Sevilla, 1986

 [No puedo menos que leer con un fervoroso interés a Julio Martínez Mesanza (Madrid, 1955), por ser uno de los mayores representantes de la poesía épica de nuestros tiempos, costumbre ancestral que se ha ido perdiendo desgraciadamente, como se comprueba en la escasez de poetas épicos del siglo XX. Borges había vaticinado el futuro renacimiento de la épica, y esperemos que así sea en el siglo XXI. Julio Martínez Mesanza es ante todo un poeta épico por el sentimiento que despierta en sus lectores, por la sublimación que alcanza el espíritu del hombre en sus poemas.
Del blog LA PIEDRA DE SÍSIFO, 
por Alejandro Gamero]

Publicar un comentario

  © Blogger template Shush by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP