Retrato de un hilo


Es muy difícil -imposible, diría yo- que Zoki no te caiga bien al instante de conocerle. De tan grande que tiene el corazón se le sale del cuerpo para abrazarte. Y es lo primero que Zoki quiere hacer contigo cuando te ve, cuando ni siquiera te conoce ni sabe aún de qué pie cojeas: Abrazarte.

Francisco Javier Irazoki (Lesaka, 1954), "Zoki" para sus amigos, es nuestro combatiente, nuestro poeta avanzado en el Limes, los límites fronterizos de la poesía navarra. Si muchas veces -la mayoría- escuchar hablar a un poeta, -o mejor dicho, a un pretendido poeta-, suele ser aburrido, monótono, soporífero, escuchar hablar a Zoki es toda una aventura del espíritu, de la mente y del cuerpo. Porque Zoki te atrapa, te retiene para sí con sus palabras, con sus historias, con sus reflexiones en voz alta.

Vive en París, en pleno París, en un loft gigantesco de varios pisos, sin apenas paredes, lleno de libros, instrumentos musicales y fotos. Si te lo encuentras por allí, y le dices que eres poeta -un poeta navarro- te invitará a cenar, te preguntará por teléfono si prefieres carne o pescado para la cena, porque Zoki también cocina. Además de cocinar maravillosos e intrigantes versos que te descolocan, también cocina de verdad, sabe cocinar como nadie, como ningún otro poeta.

En su casa, sobre todo y por encima de todo, te sentirás como en tu casa: Libre. Podrás hablar y decir lo que quieras, sobre el tema que quieras. Política, literatura, sociedad en general, vida francesa cotidiana y sus costumbres, enrarecido ambiente en España, la nueva hornada de poetas navarros... En fin, lo que quieras. Libertad absoluta. Esa es la consigna de Zoki: Libertad Absoluta, como el vodka.

He aquí un espléndido poema suyo, escrito en la India, pertenece a un viejo libro, aún inédito pero que promete deslumbrarnos:


RETRATO DE UN HILO


                               La zumaya gorjea suavemente
                               sobre un cadáver y, mientras amanece, eleva
                               su delgado alfabeto.

                               Una muchedumbre avanza
                               con la mirada fija en la cosecha del río,
                               y ya se percibe a los que prenden fuego al muerto,
                               y la música que arde
                               como una leña triste.

                               Pasan dos hombres sobre una bicicleta ruinosa
                               cuando el aire, ese adiós que se respira,
                               riza su seda en el suelo.
                               Y llegan todos a la orilla:
                               el que habla entre bancales de almendros,
                               el de la belleza quemada,
                               el que lleva el mistral en los ojos,
                               el vagabundo que despliega
                               su cuerpo como un vaho,
                               una muchacha que amó las tormentas
                               y que ahora aspira a que su hermosura
                               sea una senda de agua,
                               un viejo que sueña con caballos
                               y bebe despacio su vaso de tiempo.

                               Ven en la existencia un decorado de la travesía
                               y en el hombre una migración suspensa.

                               Después miran en el río
                               el resumen de los que vivieron.
                               La corriente vuelca las quemaduras,
                               un mirlo termina el canto
                               y la luz se incrusta en sus propias pavesas.

                               Benarés, Ganges,  octubre de 1991



Francisco Javier Irazoki

Publicar un comentario

  © Blogger template Shush by Ourblogtemplates.com 2009

Back to TOP